El juez reabre el caso de la prostituta de Russafa contra el sospechoso de la muerte de Marta Calvo

267

Alrededor de Jorge Ignacio P.J., el presunto asesino de la joven Marta Calvo, se acumulan las sospechas en otros casos que de algún modo se relacionan con él. Así, a la desaparición de la joven Wafa de Carcaixent los días posteriores a la de Marta Calvo, se une ahora la muerte el pasado mes de abril de una prostituta de origen brasileño en el barrio de Russafa, en Valencia, cuya causa judicial se reabre ahora por orden del juez que la investigó.

El juez titular del Juzgado nº 14 de València ha tomado esta medida tras recibir las conclusiones de las investigaciones policiales sobre estos hechos y ha declarado el secreto del sumario.

En su momento, Jorge Ignacio fue detenido e interrogado sobre esta muerte, que tuvo lugar en un piso del barrio de Russafa en el que varias mujeres ejercían la prostitución.

Al parecer, varias cámaras de seguridad registraron la imagen del sospechoso accediendo y saliendo del piso en el que se había citado con la mujer fallecida, y se pudo constatar que de hecho fue el último cliente de la mujer antes de que sus compañeras de piso la encontraran convulsionando tras su encuentro con él. La trasladarían entonces a un centro hospitalario donde terminó falleciendo. Pero el caso se cerró de forma provisional.

La similitud del modus operandi del sospechoso en este caso con el de la desaparición de Marta Calvo ha sido el detonante para que el juez haya reabierto la causa. Y es que el mismo sospechoso ha puesto sobre la mesa elementos comunes entre ambos sucesos, principalmente la aparición del consumo de cocaína durante la práctica de relaciones sexuales.

Pero aún hay otra muerte, la de una tercera mujer, otra prostituta de origen colombiano en junio también en el barrio de Russafa, que la Policía Nacional está investigando, y en la que al parecer la causa está una sobredosis de cocaína tras haber practicado relaciones sexuales con un cliente.

En este último caso, no existe la certeza de si el cliente en cuestión fue Jorge Ignacio, como sí ocurre con el de la joven brasileña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.