El Cristo de Sant Bult volvió a recorrer las calles del barrio de la Xerea

0
283

Fotos: Manolo Guallart.- La imagen del Cristo de Sant Bult, del siglo XIII, salió ayer, domingo, en procesión desde la parroquia Santo Tomás Apóstol y San Felipe Neri y recorrió las calles del barrio valenciano de la Xerea que celebra esta semana las fiestas en su honor.

El sábado por la tarde tuvo lugar el traslado hasta la parroquia de la imagen de Sant Bult desde el Hogar Social del Patronato de la Asociación Sant Bult, que organiza las fiestas y donde se venera todo el año. A continuación se leyó del pregón de las fiestas, a cargo de Mateu Rodrigo Lizondo, doctor en Historia y profesor titular de la Facultad de Geografía e Historia de la Universitat de València.

Y este domingo por la mañana se celebró un pasacalle y ofrenda de flores a la imagen de Sant Bult en la parroquia que acogió, a las 12 horas, la misa solemne en su honor, ha añadido.

La procesión por las calles del barrio de la Xerea con la imagen, acompañada por centenares de devotos, tuvo lugar el domingo, por la tarde, tras la tradicional ´enramà de la murta`. El itinerario discurrió por las calles de Trinquete Caballeros, plaza del Temple, Conde de Montornés, Gobernador Viejo e iglesia de San Juan del Hospital, hasta la plaza de Sant Bult, donde quedó instalada en un altar.

Finalmente, en la medianoche del lunes al martes la imagen de Sant Bult fue trasladada, de nuevo, desde el altar en su plaza hasta su sede social, llevada a hombros por las mujeres del barrio.

Igualmente, desde la organización de las fiestas de Sant Bult, declarado fiesta de Interés Turístico Local de la Comunidad Valencia, se organiza cada año una recogida de alimentos no perecederos, ropa y productos de aseo personal, para personas necesitadas. La recogida se realizó por parte de los clavarios desde este viernes, y durante el fin de semana.

La imagen de Sant Bult, cuyo nombre procede etimológicamente del término latino “cultus” (bulto), es una escultura románica de 70 centímetros de altura y realizada en madera tallada. “Se trata de un Cristo crucificado coronado con tiara pontificia y que tiene entre sus peculiaridades el encontrarse con los ojos abiertos”, según Bellido.

Según la tradición, la escultura fue hallada por un albañil, Manuel Navarro, vecino de la Xerea, en el año de la reconquista del rey Jaume I en Valencia, “que topó con la imagen cuando se encontraba sofocando un fuego en las caballerizas próximas al Palacio del Temple”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.