AEPLA desdice al Ayuntamiento de València y niega que el glifosato sea cancerígeno

0
343

El pasado 7 de diciembre comenzaron en el barrio de Morvedre en València los trabajos de limpieza de alcorques, de lo cual este diario informó puntualmente gracias a la información facilitada por el Ayuntamiento de Joan Ribó. Entonces el consistorio recordaba que Valencia forma parte de la ‘Red de ciudades libres de glifosato’, lo que suponía que el consistorio no utilizaba herbicidas que contaran en su composición con este componente “cancerígeno”, aseguraba el Govern de la Nau.

Pues bien, la asociación empresarial del sector de los fitosanitarios, AEPLA, ha querido salir al paso precisamente de la consideración, por parte del Ayuntamiento, de este elemento, el glifosato, como cancerígeno.

El Ayuntamiento de València evita utilizar herbicidas que contengan glifosato argumentando que este componente es cancerígeno. Algo que AEPLA niega categóricamente.

AEPLA aclara que querer calificar a glifosato como un producto cancerígeno se fundamenta en la clasificación realizada por la IARC, una agencia de la OMS que no es una Autoridad reguladora y no realizó estudios independientes. Es más, la IARC no es la voz de la OMS, puntializa AEPLA. “Esta agencia califica peligros, no riesgos basados en la exposición o consumo, de todo tipo de productos y actividades”, aclara.

Así, esta asociación señala que el glifosato está clasificado según la IARC en la misma categoría 2A que la carne no procesada, ser peluquero, el café o ser cocinero de frituras. Es importante resaltar, señala AEPLA, que el grupo de expertos independientes en evaluación de residuos para alimentación y medio ambiente, JMPR (por sus siglas en inglés), e integrado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la OMS, publicó la conclusión de que el glifosato presenta una toxicidad aguda muy baja, no está asociado con efectos genotóxicos y es improbable que suponga un riesgo carcinogénico para los seres humanos.

AEPLA esgrime, además sendos informes de investigación publicados en Reuters (aquí y aquí) y en el prestigioso diario británico The Times en los que se pone de manifiesto el descubrimiento de que, en relación a la clasificación del glifosato, los miembros de la IARC ocultaron evidencias científicas importantes, eliminaron las conclusiones de estudios clave y se alinearon estrechamente con abogados litigantes en los EE. UU.

AEPLA asegura que todas las autoridades reguladoras mencionadas han determinado que el glifosato es seguro si se emplea conforme a las indicaciones de uso. “Ninguna autoridad reguladora en el mundo, que son quienes tienen las competencias para evaluar el riesgo de los productos fitosanitarios, ha clasificado a glifosato como cancerígeno”, señala.

Por otro lado, AEPLA destaca también que “la Comisión Europea aprobó la renovación de la autorización del herbicida por un periodo de cinco años a partir de diciembre de 2017, y que se fundamenta en la clasificación y evaluación favorable de las autoridades y agencias competentes europeas (EFSA y ECHA), junto con otros organismos, tanto reguladores como científicos. Entre ellas destacan también las autoridades reguladoras de Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia y Nueva Zelanda. Todos ellos coinciden en señalar que no hay evidencia de toxicidad ni tampoco riesgo para la salud humana y animal. Las autoridades reguladoras tienen en consideración todos los estudios disponibles, esto, es lo que les lleva a realizar sus evaluaciones científicas”, concluye AEPLA en su misiva enviada a este diario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.