24 itinerarios para descubrir los rincones menos conocidos de València

566

Vecinos y vecinas pueden redescubrir la ciudad y adentrarse en los rincones más desconocidos gracias a los 24 itinerarios que el Ayuntamiento, a través de la Concejalía de Patrimonio y Recursos Culturales, ha elaborado y publicado en línea. Entre las rutas sugeridas las hay de carácter histórico, patrimonial, literario o turístico. Así, las novelas de Vicente Blasco Ibáñez, los árboles singulares o los edificios y monumentos relevantes cuando València fue capital de la República sirven de hilo conductor para trazar diversos recorridos. A estos paseos se suman otros que exploran lugares históricos y también específicos para hacer en bicicleta. La concejala Glòria Tello ha subrayado que se pretende “contribuir a que los vecinos y vecinas conozcan mejor la ciudad y apreciar la cultura, la idiosincrasia y la historia de València y de los valencianos y valencianas”.

En la web Cultural València (https://cultural.valencia.es/es/rutas/) se puede encontrar una ficha de cada uno de los 24 itinerarios propuestos, en la que se detalla el nivel de dificultad, la duración, los puntos de partida y finalización, un mapa con los lugares de interés y una breve explicación de todos ellos. La titular de Patrimonio y Recursos Culturales ha calificado esta iniciativa como “una herramienta interesante en estos tiempos en que evidentemente nos encontramos un poco restringidos en cuanto a nuestro disfrute y las posibilidades que tenemos en el tiempo libre”, puesto que “no solo puede enseñar a los vecinos y vecinas rincones y cuestiones que no conocían, sino que también hacemos esa didáctica necesaria para poner en valor todo aquello que nuestra ciudad tiene para ofrecer”.

Los árboles monumentales y singulares son el leitmotiv de un conjunto de rutas por diferentes barrios, mientras que lo narrado en los cuentos y las novelas ‘Entre naranjos’ y ‘La barraca’ de Vicente Blasco Ibáñez guía los itinerarios donde se sitúan los espacios, algunos existentes, otros ya desaparecidos, por los que transitaron los personajes de sus relatos. “Los árboles monumentales y singulares son testigos vivos de nuestra historia, viajeros del tiempo y del espacio”, ha manifestado Glòria Tello sobre los trayectos de tipo botánico. En cuanto a los recorridos en torno a la obra de Blasco Ibáñez, la edila ha indicado que “si bien el núcleo principal de las historias transcurre en la huerta, el desplazamiento de los protagonistas a València permite materializar interesantes itinerarios, que se completan con algunos espacios estrechamente vinculados a la biografía del escritor”.

Entre los recorridos sugeridos se encuentra el del proyecto ‘València en la memoria’, que recupera para el espacio público edificios o monumentos que tuvieron un papel político, cultural o cotidiano de relieve durante la guerra civil, especialmente el año en que València fue capital de la República. Se han colocado 16 monolitos de hormigón para señalizar estos lugares, por ejemplo, los refugios antiaéreos de las calles Dalt y Espada o la prisión Modelo. Estos hitos proporcionan las informaciones más destacadas, ilustradas con imágenes, y ampliables en una versión web, mediante códigos QR. “Haciendo visibles de nuevo estos edificios, se recupera para la ciudadanía una parte de nuestro patrimonio durante aquellos años tan importantes y difíciles”, ha manifestado la regidora. “No solo se complementan las informaciones ya disponibles para otros períodos de la historia de València, sino que se contribuye a rescatar importantes referentes de nuestra cultura democrática”.

Junto con los paseos por entornos menos conocidos, se proponen rutas que exploran lugares históricos. Entre ellas, la ruta de la seda, que repasa el legado histórico y patrimonial que dejó el comercio de la seda en València entre los siglos XIV y XVIII; la ruta por el recinto amurallado de época islámica, que toma como referencia el trazado de la muralla en el momento de la conquista cristiana de la ciudad en 1238 por las tropas de Jaime I, o la ruta por el centro histórico, entre las Torres de Serranos y las de Quart, las dos únicas puertas fortificadas que se conservan de la muralla medieval. Se recomienda usar prismáticos para observar algunos detalles de la llamada ruta de los pecados, conformada por el triángulo constituido por la Lonja, el Mercado Central y la iglesia de los Santos Juanes. Se trata de “tres de los edificios más señeros de nuestra ciudad, cuyas paredes esconden el muestrario de un auténtico zoológico de piedra y metal”, ha indicado la edila. “La ruta toma el nombre de la puerta norte de la Lonja y del Mercado Central, una invitación para el pecado de la gula”.

También se han creado itinerarios específicos para hacer en bicicleta. Según Tello, “València reúne condiciones ideales para el turismo ciclista por muchas razones: por su tamaño, no excesivamente grande; por su condición de ciudad prácticamente plana, sin desniveles; por sus condiciones climáticas agradables, y por su carril bici de más de 120 kilómetros que conecta todos los barrios de la ciudad”. Además, “el anillo ciclista rodea el centro histórico de València y permite acceder fácilmente a esta zona absolutamente clave de la ciudad”. En definitiva, “todo un gusto ir en bicicleta y poder empaparse de la cultura y la historia de la ciudad de València”. La concejala de Patrimonio y Recursos Culturales ha añadido que “todos los recorridos que proponemos ayudarán a entender mejor la historia y la personalidad de este pueblo único y de una ciudad que mira al futuro orgullosa de su pasado y de sus tradiciones”.

@hortanoticias en Telegram

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.