Valencia Basket más hundido en Euroliga. Derrota en Tel Aviv (84-72)

324
Derrota en Tel Aviv (84-72)

Valencia Basket no consigue la victoria en su visita al Menora Mivtachin Arena en un partido que se decantó en la segunda parte del lado local.

18 puntos para Louis Labeyrie y 14 para Sam Van Rossom, los más destacados en los taronja.

Jaume Ponsarnau comenzó el partido poniendo en pista el quinteto formado por Sam Van Rossom, Joan Sastre, Vanja Marinkovic, Louis Labeyrie y Bojan Dubljevic.

Un triple de Labeyrie y una bandeja de Van Rossom dieron una primera ventaja al equipo taronja y aunque Casspi respondía, un mate del ala-pívot francés ponía el 4-7.

Van Rossom replicó a la bandeja de Jones y Labeyrie se fue hasta el aro con decisión pero Zizic en la pintura ponía el 8-11 al llegar a la mitad del primer acto.

Una canasta pisando la línea de tres de Sastre a la salida del tiempo muerto fue respondida por dos canastas seguidas de Bryant pero Hermannsson encontró a Tobey en la pintura antes del acierto de Di Bartolomeo.

Un triple de Prepelic lo dejaba en 14-18 al final del primer cuarto.

Caloiaro recortó pero Tobey convirtió a pase de Kalinic antes de que Bender con dos acciones seguidas y Dorsey desde el tiro libre pusieron el 23-20.

Dubljevic culminó una buena jugada colectiva anotando bajo el aro y luego aprovechó una estrategia de fondo para meter el triple liberado, aunque Dorsey le contestó con otro y desde el tiro libre volvía a poner tres arriba a los locales.

Un triple a tabla de Prepelic y una canasta bajo el aro de Williams le daban la vuelta al marcador y no considerar falta sobre el intento de penetración de Dubljevic, Casspi se colgó para el 31-30 a tres minutos del descanso.

Un palmeo y una canasta bajo el aro del propio capitán taronja iban cambiando el sentido del partido y Labeyrie se dejó uno en la primera serie de tiros libres para el equipo taronja para mandar el partido al descanso con 33-35.

Un 2+1 de Zizic y un triple de Caloiaro abrieron la segunda mitad pero Van Rossom contestó con otro triple. Jones puso el 41-38 con una acción individual y aunque Dubljevic encontró a Labeyrie para el mate, el propio Jones elevó a cuatro la renta local con un triple al que respondió rápido Van Rossom con otro.

Jones mantuvo abierto el festival triplista pero el base belga del Valencia Basket se escurrió hasta el aro para la bandeja.

Un palmeo de Bender ponía el 49-45 al llegar a la mitad del tercer cuarto pero Kalinic clavó el triple antes de dos tiros libres de Zizic.

Un gancho de Labeyrie y un triple de Kalinic le dieron la vuelta al marcador antes de un triple de Dorsey, dos tiros libres de Bryant y otros dos de DiBartolomeo para el 58-53.

Labeyrie metió el triple en la siguiente acción, Bender anotó en penetración y Hunter tras rebote ofensivo para dejarlo en 62-56 con diez minutos por jugar.

Hermannsson convirtió el tiro por elevación pero Dorsey con un triple puso una nueva máxima desventaja antes de un triple, obra de Kalinic.

Dorsey seguía haciendo daño en la ofensiva, un palmeo de Bender y una canasta de Zizic tras rebote ofensivo pusieron el 71-61 a 5:19 para el final.

Hermannsson acabó con la sequía ofensiva taronja con un floater y tras una buena defensa, Van Rossom fue a la línea del tiro libre (segunda vez en la noche) para convertir los dos lanzamientos.

Zizic anotó bajo el aro y Jones se dejó un lanzamiento libre para el 74-65 a tres minutos del final.

Labeyrie metió el triple, Jones dos tiros libres y una falta pitada a Van Rossom desencadenó las protestas airadas de éste y de todo el banquillo y una técnica para el base belga que ponía once abajo al equipo taronja a menos de dos minutos del final.

Un triple de Casspi remataba a un Valencia Basket desesperado al que si le pitaron faltas de tiro en los compases finales que solo sirvieron para dejar el marcador final en 84-72

Declaraciones Jaume Ponsarnau post J28 Turkish Airlines EuroLeague en Maccabi Playtika Tel Aviv

Para el técnico de Tárrega nada relevante fueron las pocas aportaciones desde el banquillo, ni lo perdido que sigue estando Derrick, ni la crispación que empieza a tener el único jugador (Van Rossom) que se tira el equipo a las espaldas, ni el pasotismo de Labery en fases del juego, seguir teniendo agujeros en las esquinas dando regalos a los amantes del triple fácil, ni el no haber parado el partido cuando todo se veía que se iba... y así un sin fin de cosas que tuvo este partido crucial. Además hay jugadores que dan visibles muestras de estar fuera de forma, lentos, radiografian los movimientos y esto es Euroliga.

Les pudo la presión a los técnicos y a los jugadores y no hubo "clarividencia" (palabra ponsarnautesca donde las haya). El se limitó a decir: “Creo que perdimos el control del partido cuando perdimos la lucha por el rebote, especialmente en la segunda parte, y esto les permitió tener el ritmo del juego”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.