Ver, oír y callar…

1079

‘Ver, oír y callar’ podría ser el nuevo eslogan para los españoles desde el Gobierno de Pedro Sánchez.

Ver: es la gracia que pretende el Gobierno para que veamos lo que ellos quieren, que miremos. Mirar con buenos ojos el indultar a nueve líderes de un proceso llamado “romper España”.

Ver que, con esa medida de gracia, se pasa página y se calman las aguas. Pero, como te fijes mucho, verás cómo pronto, el socio Otegui pedirá indulto para los presos etarras y querrán que lleguemos al convencimiento que también hay que pasar página, con aquellos que tantas vidas y familias truncaron.

Oír: es otra gracia que pretenden potenciar, con el fin de que oigamos que los indultos son una medida justificada por el interés general y la utilidad pública. Pero ¿no será que la utilidad e interés tienen nombre y apellidos? ¿no se llamará Sánchez y su corte faraónica, afincadas en la Moncloa, con un pegamento llamado poder?

Pero ¿a quién oímos? ¿al Sánchez en campaña del NO a los indultos o al Sánchez apoltronado en la Moncloa que firma los mismos? Lo único que hemos oído, alto y claro, es que, al salir de la cárcel, los condenados volverán a hacerlo. De utilidad pública a la inutilidad más absoluta del indulto al condenado.

Y, por último, a este Gobierno lo que más le gusta es la palabra ‘callar’. Callar a los ciudadanos ante el atropello más grande e insensato que un Ejecutivo puede hacer al poder judicial. Esa burla al derecho y al respeto a las decisiones judiciales ha sido consumada por este Gobierno. ¡Claro que un gobierno puede conceder indultos!, Y lo prevé nuestra Constitución, pero no a sabiendas de que los condenados, abiertamente, afirman que lo volverían hacer, sin un ápice de arrepentimiento. Vergüenza, impotencia y repulsa, ver esta mofa al Estado de derecho y a la división de poderes consentida al independentismo.

Pero, no se preocupen, el Maquiavelo de la Moncloa decide distraer nuestra atención con la bajada del IVA de la luz, con quitarnos las mascarillas y, así, callamos los indultos. Y a la vez, vamos a tramitar la reforma del código penal y que Puigdemont vuelva a España.

Querido lector, ¿para quién se está gobernando en este país?

Mientras, la Comunidad Valenciana sufre el revés de que no se quiera afrontar la reforma de la financiación, se cuestiona el trasvase y nuestro presidente autonómico, Ximo Puig, aplaude los indultos. Esto parece el mundo al revés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.