Adeu, adiós, bye bye señor Dalmau

1203

Solo ha durado escasos dos años en el Botànic. Recuerdo que, en mi primera intervención parlamentaria, ya advertía al presidente Puig que, cediendo a los comunistas un área tan importante como Vivienda, iríamos de mal a peor y así ha sido, mucho titular populista pero muy poca gestión. ¿Se acuerdan de la apuesta por la arquitectura bioclimática? Solo ha quedado como nombre de la Conselleria, pero cero en aplicación.

Rubén Martínez DalmauLa entrada de Podemos en el Gobierno valenciano ha sido la contradicción personificada. Estos eran los “políticos progres” que iban a cambiarlo todo. ¿Se acuerdan cuando un fotógrafo cazó al conseller Dalmau escondiéndose para que no vieran cómo usaba el coche oficial? Pronto, lo que se vio, fue la rápida “moquetización” de Podemos: una Conselleria para él solito, coche oficial, palacete, compra de muebles en pandemia y enchufar a amiguetes como asesores, como a una jueza del régimen chavista cuyo sueldo ahora pagamos todos los valencianos.

Me viene a la memoria aquel titular del conseller Rubén Martínez Dalmau que repetía, intervención tras intervención, “la Comunidad Valenciana será una comunidad libre de desahucios”, y la realidad es que nos ha dejado entre las primeras autonomías con más desahucios y nuestro parque público lleno de okupas. Porque ese era otro de los temas con los que el conseller siempre miró a otro lado, la okupación ilegal, y mira que le hicimos propuestas para remediarla.

No olvidaré tampoco su ocurrencia de crear 'oficinas Xaloc', esos chiringuitos de corta y pega del modelo catalán, para enchufar a quien quieran y como quieran. O al Dalmau, erre que erre, cuando se negó a publicar los criterios de adjudicación de subvenciones del plan 'Reconstruïm pobles' y no hizo caso ni al propio Síndic de Greuges.

O con el polémico decreto de tanteo y retracto del que tanto ha presumido y tan deficitario jurídicamente resultó. Lo impuso y no lo consensuó y ahora genera realidades tan absurdas como que la Conselleria le pueda quitar la casa a quien iba a comprarla, ejerciendo su derecho de preferencia, pese a que el comprador cumpla los requisitos de demandante de vivienda publica.

Pero creo que su momento estrella, al más puro estilo de políticos de regímenes dictatoriales, fue cuando nos comparó a la oposición con la Inquisición. Nunca esperaba que me llamaran "Torquemada" por pedir explicaciones del pago misterioso de más de 21.000 euros de la extinta fundación CEPS, a la que Dalmau perteneció durante mucho tiempo y fue el germen de Podemos. Un tema oscuro, sin aclarar, pese a tener consellera de Transparencia. Tras la marcha de Dalmau del Gobierno, ¿quien contestará todas estas dudas?

No sabremos la causa real de su salida, el transcurso del tiempo nos desvelará si se marcha de verdad a la universidad, a un cargo como su amigo Pablo Iglesias, a una puerta giratoria o de nuevo al asesoramiento de países como Venezuela, Bolivia…

Pero, desde luego lo que su adiós deja, sin excusas, es la posibilidad de que el presidente Puig no vuelva a cometer los mismos errores. No deje a Podemos el área de vivienda. Céntrese señor Puig, adelgace su mastodóntica Administración, empezando por devolver Vivienda a manos de profesionales que sepan gestionar de verdad el parque público y activar medidas fiscales que faciliten el mercado del alquiler, así como soluciones reales para el acceso a la compra de vivienda, principalmente a los jóvenes. En esta línea, puede contar con nosotros, y decir sin problemas adeu, adiós, bye bye señor Dalmau.

Mamen Peris | Abogada y política | Diputada Cs Corts Valencianes | @mamen_peris ]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.