El área metropolitana de València, tercera en el índice de movilidad sostenible de las ciudades de España

493

La segunda edición del Índice de Movilidad Sostenible de las Ciudades de España (IMSCE), correspondiente al año 2021, que analiza los sistemas de movilidad de 82 ciudades de toda España. El Área de Transporte Público Integrado (ATPI) de Valencia registra el tercer mejor puesto, destacando en las categorías de regulación, salud y seguridad.

mapa movilidad sostenible area metropolitana ValenciaEl índice mide, analiza y evalúa los sistemas de movilidad de 82 ciudades de toda España y por primera vez incluye también un estudio detallado de siete Áreas de Transporte Público Integrado (ATPIs).

El proyecto ha contado con el apoyo del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, además de la colaboración de ALSA, Areas, Ametic, Correos, Edinor, FCC, Fundación ONCE, Ibil, Mobility City, VadeBike y Renfe.

Metrovalència, Metrobus, EMT València y Torrentbus

Además del análisis por ciudades, el Índice de Movilidad incluye en su edición de 2021, por primera vez, un estudio complementario y diferenciado de las ‘Áreas de Transporte Público Integrado’, lo que supone el estudio de la unidad que compone la metrópoli junto con los municipios que interactúan a su alrededor. En concreto, se ha llevado a cabo el análisis de siete áreas -Barcelona, Madrid, Sevilla, València, Bilbao, Vitoria-Gasteiz y Donostia/San Sebastián- definidas por la cobertura geográfica de la primera corona del billete de transporte integrado. Ello permite adoptar una visión más global y realista de la red urbana, ya que evita el solapamiento de áreas y además considera el transporte intermodal dentro del enclave intermunicipal.

El análisis de València como ATPI incluye un total de 40 municipios y toma en consideración cuatro medios de transporte públicos: Metrovalència, Metrobus, Bus València y Torrentbus. El resultado sitúa a esta área como la tercera ATPI de España con mayor grado de cumplimiento en materia de movilidad sostenible, con una puntuación de un 57,13%.

La ATPI de València cuenta con una población de 1.483.509 habitantes (según datos de 2020), lo que comporta una densidad poblacional de 1.821 habitantes por kilómetro cuadrado. Por áreas, destaca por su alto grado de cumplimiento en materia de regulación, con una puntuación de 92,54%, lo que muestra un interés por el desarrollo de políticas y normativas que generan las pautas necesarias para favorecer el desarrollo de una movilidad integrada y sostenible

Otras de las categorías en las que la ATPI de València registra un resultado positivo y adquiere un rol de líder en España son aquellas referidas a la salud (90,51%) y seguridad (94,18%). Ejemplo de su buen desarrollo es que tan solo se registraron en 2019 (según datos extraídos de la DGT) 15 accidentes de tráfico en vías urbanas y 1 accidente en vías interurbanas por cada 10.000 habitantes, lo que ese mismo año se tradujo en 20 fallecidos en vías urbanas por diferentes tipos de vehículo.

La ATPI de València cuenta sin embargo con margen de mejora en aquellos aspectos relacionados con el parque vehicular e intermodalidad sostenibles.

Valéncia, en el TOP5 de ciudades

El estudio revela también que València es la quinta ciudad con un mayor grado de cumplimiento en el IMSCE 2021, con un 60,07%. Por delante de la capital de la Comunitat Valenciana se encuentran únicamente Madrid (63,65%), Barcelona (62,57%), Bilbao (61,06%) y Zaragoza (60,84%). Estos datos revelan que València se encuentra entre las ciudades líder del ranking por encima de la media obtenida por el conjunto de las ciudades españolas, que asciende a un 50,80%.

Así pues, el IMSCE 2021 concluye por tanto que la ciudad continúa dando pasos hacia la consolidación de una movilidad sostenible que permita impulsar oportunidades de mejora en términos de habitabilidad, ser más respetuosa con el medio ambiente y convertir a la salud y seguridad en el eje principal de sus políticas públicas.

Referente en gestión logística y en atender las preferencias de la demanda

Por categorías, València, que en 2020 contaba con una población total de 800.125 habitantes, destaca por ser una urbe de referencia en logística urbana e interurbana. El comportamiento del transporte de mercancías está vinculado a la evolución de la economía, supone el último eslabón de la cadena logística para proveer la ciudad y ha de poder convivir con el resto de las funciones urbanas, configurando un sistema eficiente, integrado y sostenible. Así pues, esta categoría evalúa el grado con el cual las ciudades establecen relaciones económicas con el exterior para elevar su competitividad, a través de un análisis de sus implicaciones espaciales y económicas sobre el sector transporte. En este punto, València se posiciona como la cuarta ciudad en toda España, con un grado de cumplimiento de un 73,48%.

Destaca también la atención a las preferencias de la demanda de servicios de movilidad. Esta categoría pone el foco en distintos modos de transporte, incentivando a las ciudades a que promuevan el uso del transporte público y colectivo y penalizando los modos de transporte individual, que emitan más partículas contaminantes o que generen un impacto económico o social negativo para las ciudades. En este punto, València logra una puntuación de un 43,85% (siendo la media de todas las ciudades un 26,34%) y destaca principalmente por la cobertura de la demanda del servicio de Cercanías.

Otro de los puntos de mayor relevancia es la gestión de València en materia de ordenamiento territorial y desarrollo urbano, posicionándose como la séptima ciudad en toda España, con un puntaje de 46,01%. Esta categoría analiza las relaciones recíprocas entre la idoneidad de los desarrollos urbanísticos, las características del emplazamiento de la ciudad, la transformación de los usos del suelo y de las (des)localizaciones de la actividad económica y residencial, así como sus impactos en la satisfacción de las movilidades cotidianas y del uso de medios de transporte. València alcanza el grado de cumplimiento en un 100% en varios indicadores, como son la longitud de vías ciclistas (269,05 km lineales), así como los puntos de préstamo de bicicletas (3,45 puntos por cada 10.000 habitantes).

En contraposición, la ciudad cuenta con posibilidades de desarrollo en materia de sostenibilidad ambiental. En la categoría de contaminación atmosférica, que evalúa la concentración de gases contaminantes y la huella de carbono de la movilidad, la ciudad logra un grado de cumplimiento de un 67,28% y se sitúa como 51ª ciudad en España. En el apartado de adaptación y mitigación del cambio climático, que mide la composición del parque vehicular en las ciudades y su transición al uso de tecnologías limpias para la movilidad, así como la capacidad de abastecimiento energético limpio de estas ante las transformaciones de la demanda energética del sector, la ciudad se sitúa en 15ª posición con una puntuación de un 26,10%. En este punto, cabe destacar que la capital apenas cuenta con 2 vehículos ‘turismo CERO’ por cada 1.000 turismos, 24,8 vehículos ‘turismo ECO’ por cada 1.000 turismos y 973,2 turismos B/C o sin distintivo por cada 1.000 turismos.

Otro de los puntos con capacidad de desarrollo es la asequibilidad, que evalúa las tarifas del transporte. En esta categoría València se sitúa en la 45ª posición con un grado de cumplimiento del 52,95%. En concreto, en 2021 el precio del billete sencillo del transporte público se sitúa en 1,50€, el abono anual de alquiler de bicicleta es de 29,21€, la tarifa de taxi nocturna es de 8,41€ (€/km recorrido), mientras que la tarifa diurna asciende hasta los 9,32€ (€/km recorrido).

En materia de movilidad accesible, que tiene en cuenta principalmente la accesibilidad en el transporte público, la flota de vehículos accesibles, así como la diversificación tarifaria y bonificación para mayores o personas con discapacidad, València se sitúa en el puesto 25º en el conjunto de España, con una puntuación de un 61,39%. Destacan con un grado de cumplimiento del 100% la accesibilidad al transporte público, así como las bonificaciones para personas con discapacidad en estacionamientos públicos y las bonificaciones del IVTM (Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica) para personas con discapacidad. En sentido opuesto, València cuenta con oportunidades de mejora en cuestiones como la accesibilidad en estaciones de tren con servicio permanente a personas con discapacidad (40%), o accesibilidad en estaciones RENFE con servicio ATENDO, el servicio gratuito de Atención y Asistencia a viajeros con discapacidad o movilidad reducida de la operadora (1%).

Movilidad durante la pandemia

En lo referente a los efectos del Covid19 en la movilidad de València, el IMSCE 2021 revela que la movilidad interna en abril de 2020 se redujo en un 89% en comparación con la registrada en el mes de noviembre de 2019. Asimismo, durante la primera ola de la pandemia un 8% de la población se desplazó a otros municipios. Por medios de transporte, la variación anual de la movilidad de pasajeros en cercanías en 2020 fue de un -45% frente al 2019, mientras que el tráfico aéreo en el Aeropuerto de València cayó un 100% entre los meses de febrero y mayo de 2020.

En términos generales, para Jordi Hereu, presidente de Idencity y ex alcalde de Barcelona: “Los resultados obtenidos en el Índice de Movilidad 2021 nos demuestran que el avance hacia una movilidad más eficiente y accesible se encuentra cada vez más presente en la hoja de ruta de los gobiernos locales. En este sentido, en un momento en el que el cuidado del planeta se ha convertido en una cuestión crítica, es necesaria la consolidación de sistemas de movilidad que garanticen el cuidado del medio ambiente y la salud de las personas, independientemente de su condición física o socioeconómica, y que mejoren la calidad de vida en nuestras ciudades y sus áreas metropolitanas”.

IMSCE 2021

El Índice de Movilidad Sostenible de las Ciudades de España (IMSCE) analiza la evolución de la movilidad y los sistemas de transporte en las ciudades de España a partir de la comprensión de las relaciones recíprocas entre la oferta y demanda y sus efectos sobre las relaciones sociales y de producción en las ciudades. Asimismo, el índice considera la salud, la seguridad, la accesibilidad y la sostenibilidad ambiental como elementos clave para la organización y gestión de la movilidad del futuro en los municipios, provincias y comunidades autónomas.

En su edición 2021 y como novedad, el IMSCE cuenta con dos estudios paralelos y complementarios que, a su vez, muestran resultados diferenciados. El primero de ellos está basado en el estudio y análisis de 82 ciudades. Ello supone la incorporación de 30 nuevos municipios con respecto a la anterior edición realizada en 2020.

Por otro lado, el IMSCE 2021 cuenta por primera vez con un análisis de siete ‘Áreas de Transporte Público Integrado’ o ATPI. Estas ATPIs están definidas por la cobertura geográfica de la primera corona del billete de transporte público integrado de la capital de provincia de análisis. Es decir, se trata de las áreas metropolitanas de las principales capitales del país.  De este modo, se pretende evitar el solapamiento de áreas y se considera el transporte intermodal dentro del nodo intermunicipal. En total se han analizado siete ATPIs: Barcelona, Madrid, Sevilla, Valencia, Bilbao, Vitoria-Gasteiz y Donostia/San Sebastián. Todas ellas agrupan 125 municipios (7 capitales de provincia, 8 ciudades de más de 100.000 habitantes, 55 ciudades entre 10.000 y 50.000 habitantes y 42 ciudades de menos de 10.000).

Con todo, los indicadores del Índice de Movilidad Sostenible 2021 se organizan en 6 dimensiones y 14 categorías, de las cuales se desprenden 138 indicadores para el análisis de las ciudades y 125 para el caso de las ATPIs.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.