Cinema Jove exhibe la película la ucraniana 'Stop Zemlia', ganadora del Oso de Cristal en la Berlinale

339

Cinema Jove ha programado cuatro títulos de la Sección Oficial de largometrajes a concurso en su cuarta jornada. El primero de ellos, 'Stop Zemlia', viene avalado por el Oso de Cristal de la Berlinale. Fresca, directa y sensible, la ópera prima de la ucraniana Kateryna Gornostai mantiene la mirada pegada, a ratos casi de manera documental, a las vidas de una clase de estudiantes de instituto que afrontan su graduación. Dibuja las dudas, los anhelos, los deseos y las intimidades de sus protagonistas evitando los clichés.

La película de Gornostai se halla entre el nutrido grupo de películas adscritas al 'coming of age' seleccionadas este año en el Festival Internacional de Cine de València, organizado por el Institut Valencià de Cultura. En este género también se enmarca el segundo largometraje del turco Ferit Karahan, 'Brother's Keeper'. La película se desarrolla en un internado al este de Anatolia. En ese entorno aislado, el director lleva a cabo una reflexión sobre el creciente autoritarismo de la política turca y la represión sobre la población kurda.

'Banda aparte'.

Por su parte, en 'The Whaler Boy', el debutante ruso Philipp Yuryev realiza una reflexión sobre la búsqueda del amor, la transición al mundo adulto y las dificultades del aprendizaje sentimental en una ficción ambientada en un pueblo de Siberia especializado en la caza ballenera. La única conexión de sus habitantes con la ciudad son los chats eróticos. La película, seleccionada en la competición de las Giornate degli Autori de la Mostra de Venecia, muestra la inmigración ilegal a EEUU a través del estrecho de Bering.

En contraste con las tres propuestas anteriores, la cinta belga 'Madly in Life', de Anne Sirot y Raphaël Balboni, es una historia agridulce sobre la enfermedad de Alzhéimer. La trama refleja las dificultades de la convivencia familiar aprovechando para retratar la estabilidad personal, la búsqueda de la felicidad y cómo lidiar con los reveses que aparecen en la vida.

Clásicos franceses

En los ciclos 'High School' y 'El Joven Godard' coinciden dos clásicos de nuestro país vecino. El drama bélico 'Adiós, muchachos', de Louis Malle, y 'Banda aparte', del cofundador de la 'nouvelle vague', respectivamente.

'Adiós, muchachos' (1987) aborda aspectos como la pérdida de la inocencia, la lealtad y el antisemitismo. El film tiene un componente autobiográfico en el que su director basó sus propios recuerdos para perfilar la vida en un internado católico para chicos durante la ocupación alemana de Francia.

En 'Banda aparte' (1964), Jean-Luc Godard homenajea el cine negro norteamericano sin perder sus señas de identidad y su peculiar forma de entender el lenguaje cinematográfico. La gran musa del director, Anna Karina, es la poderosa representación femenina del triángulo protagonista que forma junto a Sami Frey y Claude Brasseur.

Dioses del anime

El director de Cinema Jove, Carlos Madrid destaca como objetivo de la sección 'Dioses del anime', "demostrar que este género no se circunscribe a un estilo de animación homogéneo, sino que abarca otros tipos de dibujo, de ritmos y de personalidades muy diferenciadas".

En esa distinción de posibilidades estéticas y argumentales destaca el largo 'Memories' (1995), constituido por tres relatos de ciencia ficción escritos por Satoshi Kon y Katsuhiro ?tomo, y dirigidos por Kiji Morimoto, Tensai Okamura y el mismo Otomo. En esta propuesta de contenido metafísico, destaca "un tipo de dibujo que no asociamos habitualmente al anime, como tampoco su narrativa", destaca Madrid.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.