Ana Noguera: “Tenía la responsabilidad de recuperar a María Cambrils’

705

Poeta, ensayista, escritora, mujer de larga trayectoria política y miembro del Consell Valencià de Cultura, Ana Noguera Montagud acaba de publicar su poemario ‘María Cambrils. El despertar de la conciencia’ (Olé Libros, 2020) dedicado a la figura y pensamiento de la activista, pensadora y feminista socialista nacida en Valencia en 1878 y fallecida en Pego en 1939. Bajo un sol y una temperatura prefallera, casi primaveral, la terraza de una bajar acoge la entrevista compartiendo un té verde y un cortado. Ana, mujer elegante y de sonrisa generosa se muestra solícita y entusiasmada frente a la charla. Hablar de poesía, compromiso, feminismo y sobre María Cambrils animada la mirada y la palabra de la autora.

Hortanoticias: ¿El lector que recibe en sus manos ‘María Cambrils. El despertar de la conciencia’ sabe que se acerca a una poesía de compromiso?, o…, mejor dicho, ¿entramos como lectores a un modelo de poesía de compromiso?

Ana Noguera en una imagen de archivo.

Ana Noguera: (sonríe) Claramente es una poesía de compromiso, sí. Es un poemario de compromiso sobre una mujer que hizo historia. Seguramente no es la poesía que más espere la gente o que más pueda leer o que pueda ubicar la poesía en el mundo amoroso pero…, esto es una poesía de compromiso, de descubrimientos de vidas, de memoria histórica y una poesía social, sobre todo.

H.: Cuando tú abordas la poesía, ¿también lo haces desde un compromiso social, humano y reivindicativo?, ¿tienes una actitud de compromiso con la poesía?

A.N.: Sí, sí (sonríe). Prácticamente todos los días mi mirada es de compromiso. A veces (dice ampliando una sonrisa) me gustaría descansar. Es como estar dándole vueltas a la cabeza, de manera continua, a la situación en la que vivo.  Soy una persona muy sociológica, me gusta mucho la sociedad, confío mucho en el ser humano, y me gusta conocer hasta el último punto qué es lo que pasa, qué es lo que hacemos, cómo nos movemos, qué impronta podemos dejar, cómo podemos solucionar cosas y…, entonces siempre me muevo entre la filosofía, con los ensayos y los artículos, o bien con la poesía. Incluso cuando hago poesía es un desahogo siempre social, de compromiso, y creo que es una constante vital, muy personal mía. Vivo la poesía desde una actitud muy ligada a lo social y a pie de calle.

H.: También es necesario que llegue una mirada de complicidad, pegada a la realidad, hacia los lectores, ¿verdad?

Portada del libro.

A.N.: Sí, claro, claro. Lo creo así, sinceramente. En la poesía ha habido épocas donde ha sido mucho más social y más comprometida y…, ha habido épocas donde las cosas no se podían decir en un miting o con un discurso y se decían poéticamente. Y, hay que recordar, que la poesía ha levantado masas y se ha convertido en himno y ha sido revolucionaria y…, lo que ocurre es que cuando no tenemos esa necesidad, porque vivimos en sociedades desarrolladas y bajo un estado del bienestar como ha ocurrido en toda Europa en todos estos años, volvemos la mirada cultural a algo más cómodo y…, está bien que sea así, porque la cultura tiene que ser tiene que servir para todo, para distraer, para reír, para el humor, para pasarlo bien pero.., creo que la faceta de la cultura no debe olvidar el compromiso, al menos esa faceta no la debe olvidar nunca y no hay época histórica que no tenga sus propios problemas, los problemas son implícitos a la época que nos toca vivir y…, este libro, creo, la originalidad que tiene es que es una poesía por una parte biográfica, de María Cambrils, lo cual es extraño hacer poesía sobre la vida de alguien, es a su vez social/histórico ya que está reflejando una época pero…, luego tiene un montón de poesías de compromiso social e incluso de nuestra actualidad sobre lo que nos está pasando ahora con las posmodernidad, la desigualdad, las fake news, las caras de la verdad y la mentira sobre el juego que vivimos respecto a la realidad y…, sigo reivindicando que la cultura está bien para hacer reír, porque hace falta, pero también está bien para hacernos pensar y reflexionar.

H.: Uno de los últimos poemas del libro nace a partir de la imagen fotográfica de María Cambril, que tu obra incluye en la portada, y tengo la sensación que es como un homenaje que cierra tu poemario no solo sobre la vida de la activista, sino también como imagen que desea perpetuar su legado, ¿sí?

A.G.: Sí, sí, efectivamente. Fíjate que es la única foto que existe de María Cambrils y aquí quise poner la foto que aparece en la portada del ensayo (obra publicada por la UV en 2015 bajo la firma de Ana Aguado, Rosa Solbres y Joan Miquel Almela), ya que mi poemario es hijo de ese ensayo , mi libro no hubiera nacido si yo no hubiera leído ese ensayo y…, la imagen de ella me inspiraba muchísimo, ya que no tenemos otra manera de recordarla y…, mira (y señala la portada de su libro)…, es esa mirada al frente, ese pelo recogido, esa seguridad en la postura y con el libro en la manos… Toda esa imagen me inspiró para escribir el poema era como…, que se dirigía a nosotros, es una imagen que nos está hablando, es como enganchar aquel hilo de la historia que se rompió y que nos estaba llamando. Es la foto de una mujer que mira de frente la historia, la sociedad, y lo hace con una cierta elegancia pero con valentía al mismo tiempo.

H.: Creo que tu libro tiene un componente cíclico, de ahí que la primera pregunta era sobre el compromiso a la hora de escribir y casi cierras el libro con un poema sobre la imagen de Cambrils como un espejo donde poder mirarnos y en donde la mirada, la palabra y la acción social toman un valor reivindicativo.

A.N.: Sí, sí, sí…, efectivamente. No me hubiera imaginado un poemario sobre María Cambrils si no hubiera sido por el compromiso y por su inmenso legado. Cuando lo escribí, lo escribí muy emocionada pero también con sentimiento de culpa, con mucho sentimiento de culpa, de no haber sido capaz…, yo, una mujer socialista, feminista, implicada socialmente y comprometida de saber quién era María Cambrils. Pensaba, ‘¿pero cómo me puede haber pasado esto a mí? ¡Tener que pasar de los cincuenta años para saber que María Cambrils existió! ¡Que escribiera junto a Pablo Iglesias, que tuviera un libro que se llamaba ‘Feminismo socialista’, y que yo lo supiera hasta hace nada!’ Tenía cierta culpa y por eso el despertar de la conciencia y…, María utilizaba mucho la palabra ‘despertar’, decía ‘despertad’, despertad’ a la mujeres, y la conciencia es en parte mi propia conciencia la que ha despertado.

H.: ¿Podemos cambiar la palabra culpa por responsabilidad? Quizás te sentiste responsable de actuar con urgencia frente al frente al olvido o la omisión.

A.N.: (suelta una carcajada) Queda mejor, sí…, queda mejor la responsabilidad… Te aseguro que la responsabilidad es positiva cuando lo haces pero…, al principio me sentí mal y…, sí, digamos que tenía la responsabilidad de hacerlo  y…

H.: ¿Responsabilidad personal?

A.N.: … Personal y política, como mujer socialista, como mujer comprometida y como poeta. Sí, sí, perfecto. Tenía la responsabilidad de esa deuda que la sociedad tenía con María, de recuperarla y ponerla en el listado de las mujeres que la sociedad tiene que rescatar. Era algo que necesitaba hacer desde lo personal.

H.: Mario Benedetti decía que ‘el olvido está lleno de memoria’, recuperar a María Cambrils es dar luz a su historia.

La escritora se confiesa como una mujer comprometida, feminista y socialista en su quehacer personal y profesional.

A.N.: Afortunadamente se están rescatando muchas mujeres del olvido y es necesario rescatar voces, figuras, mujeres que han quedado silenciadas. Creo que el caso de María fue un doble olvido: una parte corresponde a la de los perdedores y luego el de ser mujer. Durante muchos años hemos ido rescatando figuras que quedaron en el exilio o que fueron fusiladas pero…, las voces de mujeres hemos tenido que esperar mucho tiempo para ser conscientes de que también existieron y.., sí, es un rescate de la memoria.

H.: Hay algo interesante en la vida de María Cambrils y es su formación religiosa. Siendo feminista y socialista habla de tener un ‘espíritu libre’ o ‘un alma liberada de dogmas’, parece que se pueden conciliar cierto sentimientos espirituales con su actividad política y feminista.

A.N.: Sí, sí…, pero creo que sobre todo lo que hay es una base ética, una base de valores, y luego no olvidemos que ella viene de una familia humilde, de una familia tradicional, y ella lo que lee es la biblia con una doble vertiente…, hay que recordar que cuando ella enviuda joven, de su primer matrimonio ella va a un convento y…, no sé si por necesidad propia, por su familia o por situaciones de la época y…, al parecer ella tenía la idea de ser monja lo que pasa es que luego no le convenció. Ella tenía un fuerte sentimiento cristiano de defensa de los pobres, de lucha reivindicativa, de una igualdad que luego la traduce hacia el socialismo y el feminismo y es donde encuentra una manera combativa y activa como instrumento político, y social, más efectivo que la propia religión. Creo que es también muy de la época. Recuerdo a mi abuela, mi abuela materna, que representaba mucho la mujer típica de aquel momento, muy de izquierdas, socialista, muy creyente, muy creyente pero anticlerical y siempre decía lo mismo, ‘sí, sí, la iglesia, la iglesia pero ellos no están aquí al lado de los que están sufriendo’. Creo que María Cambrils era un poco así, de una defensa muy ética, muy de cristiana de base y explosionó por todo lo que tenía a su alrededor. Y no de desvió nunca de una defensa de los derechos de igualdad.

H.: Ana, muchas gracias por atendernos, por este estupendo trabajo literario y sacar a la luz la memoria y el legado de María Cambrils.

A.N.: Gracias a ti por darle eco a este poemario y por esta entrevista tan llena de interés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.