Orgull Granota

0
154

Los números no engañan, con 19 puntos y solo 16 jornadas por disputar, además de la obligación de visitar todavía el Nou Camp, el Santiago Bernabéu o Mestalla, se antoja excesivamente complicada para el Levante UD la permanencia en la máxima categoría del fútbol español la próxima temporada.

No obstante, cierto es que el fútbol ofrece sorpresas difícilmente entendibles en otros deportes o facetas de la vida.

Levante UD. Piña
Foto: Jorge Ramirez // Levante UD

 

Sin embargo, las cosas son como son y asumir la realidad representa un ejercicio de prevención trascendental para corazones sufridores. Tal vez por ello, el desencanto en la afición levantinista es real, abandonar de golpe ciertos genes forjados durante décadas no es una sencilla tarea y la gente granota ha deambulado durante demasiado tiempo entre tinieblas como para no asumir realidades.

Pero aún con el desastre que puede suponer un descenso a Segunda, mucho más grave es la desafección que puede provocar esta situación entre los aficionados y la entidad. No tanto por bajar de categoría, sino por el modo de abocarse al infierno sin orgullo ni dignidad.

Hace tiempo que comparto la teoría del buen amigo Felip Bens sobre el distanciamiento entre la jerarquía del club y la afición, la proximidad que fue trascendental en épocas no tan lejanas ha dado paso a una marea de desafección entre los granotas de pro y algunos de los puntos básicos en el nuevo ideario ideológico, social, político y económico diseñado desde el club los últimos años.

Quizás estas razones son las que han engrandecido el pesimismo levantino, la ausencia de ídolos o iconos en el vestuario no ha hecho más que separar más a unos y otros agravando esta difícil coyuntura.La desidentificación con los jugadores que visten nuestros colores hace que los niños compren sus camisetas del Levante UD con sus nombres propios en la espalda y no con las de éste o aquél jugador que pueda ser referencia.

El Levante UD hoy no es el equipo de nadie pero es el equipo de todos (todos los que bombean irremediablemente su corazón en azul y grana). Beneficios y perjuicios complicados de reflexionar en solo unas líneas.

la union es la salvacion

Sin embargo, este vestuario todavía tiene una oportunidad de revertir con orgullo una temporada. Para ello es imprescindible mantener la actitud mostrada en el encuentro disputado la última jornada ante el Málaga CF. Jugadores como Barral, que han envilecido con más sombras que claros sus últimos meses como granota, por fin respondieron a la fidelidad de la afición con orgullo, y no era necesario marcar tres tantos (sí, ayuda y mucho) pero lo importante fue el nivel de implicación en la defensa de una camiseta más que centenaria.

Ahora llega la visita al FC Barcelona en el mejor momento de la temporada de la escuadra de los Messi, Neymar honor y compañía, la sufridora “visita al dentista” está asegurada, pero no la afrenta.

Por eso, el partido del domingo puede ser nuevo punto de inflexión. Si el vestuario mantiene la actitud mostrada en el duelo ante el Málaga, independientemente del resultado, puede asegurar muchas cosas, y entre ellas sin duda la más importante, el orgullo de toda una afición de pertenecer a un equipo que, en primera, segunda o tercera, se mueve con dignidad, humildad pero  en el universo futbolístico. Y eso, hoy por hoy está en las botas de los futbolistas de la actual plantilla del Levante UD. Mucha suerte!

Yolanda Damià | @YolandaDamia | Periodista | http://yolandadamia.blogspot.com.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here