Fallece una feligresa de Alcàsser cuando regresaba en autobús de la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II en Roma

0
134

Una feligresa de la parroquia de la localidad valenciana de Alcàsser, de 54 años, ha fallecido de un ictus cerebral cuando regresaba de Roma en autobús tras haber participado en la misa de canonización de San Juan XXIII y San Juan Pablo II que presidió el papa Francisco el pasado domingo en la plaza de San Pedro del Vaticano, según han indicado hoy a la agencia AVAN fuentes del Arzobispado de Valencia.

Se trata de Francisca Romaguera Almudéver, casada y madre de tres hijos, uno de los cuales le acompañaba en la peregrinación, organizada por otra parroquia de Torrent, que fue quien “alertó de la repentina indisposición de su madre” cuando el autobús en que viajaban había salido ya de Roma en la noche del pasado domingo y se encontraba a unos 20 kilómetros de la capital italiana, han precisado las citadas fuentes.

“A pesar de ser atendida en el propio autobús por una enfermera integrante de la peregrinación y de la rápida llegada de dos ambulancias italianas y de efectivos de los Carabineri”, Francisca Romaguera falleció a los pocos minutos. Sus restos mortales serán repatriados este miércoles por vía aérea a Valencia y conducidos al tanatorio de Silla, según las mismas fuentes.

La misa exequial por su eterno descanso será presidida por el arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, este miércoles a las 19 horas en la parroquia San Martín Obispo, de Alcásser, de la que era feligresa, catequista, e integrante de sus comunidades neocatecumenales.

“El fallecimiento de Paqui nos impresionó a todos mucho, porque había vivido muy intensamente la canonización, se sentía muy feliz”, ha indicado a la agencia AVAN el sacerdote Pablo Aranda, titular de la parroquia Sagrada Familia de Torrent, organizadora de la peregrinación a la que se habían sumado 14 feligreses de la parroquia de Alcásser.

“Mientras intentaban reanimarla la enfermera y los efectivos de la ambulancia, todos los demás pasajeros permanecieron rezando el rosario por ella”, ha añadido el sacerdote que ha destacado “el clima de oración que se mantuvo luego en el regreso”.

Francisca Romaguera era, además, “una mujer muy querida en Alcàsser y muy integrada en la parroquia, en la que, aparte de catequista, formaba parte de varias cofradías”, según ha indicado a AVAN el párroco de Alcàsser, Juan Bautista Antolí Francés. “Sus ocupaciones principales eran su familia y su hogar, como ama de casa, pero también el servicio en la parroquia y la ayuda a los demás”, ha añadido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here