‘Un lugar de partida’ y ‘Johnny Chico’, entre las obras galardonadas en los premios de Sala Russafa

242

En una temporada atípica, el teatro, la música y la danza han seguido llenando el escenario de Sala Russafa y los espectadores, un año más, han podido escoger sus propuestas favoritas. La décima edición de sus Premios del Público arroja un palmarés con presencia mayoritariamente valenciana, muestra del talento local, pero también reflejo de las especiales circunstancias de un año con cierres perimetrales, toques de queda, restricciones de aforo… una prueba de resistencia en la que espectadores, productores, técnicos y artistas han demostrado una gran valentía y amor por la cultura, apostando por seguir adelante.

Como cada año, tras las funciones de la programación regular, los asistentes han podido emitir su voto (esta vez, a través de la página web de Sala Russafa), calificando del 1 al 10 los espectáculos de danza, teatro o música que acaban de ver. La nota media de cada propuesta es la que ha decidido los vencedores de unos premios que cuentan con la colaboración de varias entidades, que apadrinan cada una de las categorías para hacerse cargo del galardón que reciben los artistas.

Foto familiar tras la entrega de premios.

El Premio del Público de Sala Russafa al Mejor Espectáculo Valenciano de Teatro, en colaboración con Urban (Levante-EMV), ha sido para ‘Un lugar de partida’, de Vivirei Teatro, una emocionante reflexión sobre el sentido de pertenencia y los fenómenos migratorios. Mientras que el Premio al Mejor Espectáculo Nacional de Teatro ha sido para ‘Viaje a Pancaya’, de los zaragozanos Tranvía Teatro, un homenaje al Siglo de Oro y la commedia dell’arte, con la felicidad como temática central.

El Premio al Mejor Espectáculo de Danza, apadrinado por Menkes, ha recaído en María Zambrano. ‘La palabra danzante’, una pieza de la formación de Cáceres Karlik Danza Teatro que realiza un recorrido vital e intelectual por una de las filósofas más destacadas y desconocidas del pensamiento español del siglo XX.

Nuevo Centro ha colaborado con el Premio al Mejor Espectáculo Teatral para Niños y Niñas, que ha sido para ‘Els viatges d’Àlex i Elena’, una obra de la compañía valenciana Teatro del Contrahecho que acerca  a los pequeños obras y personajes clásicos mediante los divertidos viajes en el tiempo de sus protagonistas.

El Premio al Espectáculo Revelación, apadrinado por Verlanga, ha sido para ‘Johnny Chico’, de los también valencianos Moriarty & Holmes. Una valiente propuesta sobre la identidad sexual y personal que, al poco de su paso por Sala Russafa, ha triunfado en la cartelera madrileña.

Este año no se han podido hacer funciones escolares, lo que ha conllevado la suspensión de los galardones al Mejor Colegio en Campaña Escolar y al Mejor Trabajo de Alumno, que la Fundació Bromera y Sala Russafa entregaban para reconocer el papel de docentes y centros educativos en el contacto de la infancia con el teatro. Pero se ha creado el Premio al Mejor Texto, que pone el acento en el trabajo de autores y autoras teatrales. En su primera edición, ha recaído en ‘Bajo el polvo’, de Rosa López, una pieza de la valenciana Noir Produciones que traslada el género del ‘country noir’ de las páginas de la novela negra a las tablas de teatro.

En cuanto a la programación musical y en colaboración con Mondo Sonoro, el público ha escogido como Mejor Concierto el ofrecido por el valenciano Alberto Montero en la presentación de su disco ‘El desencanto’. Y la tercera edición del Premio Escena, que Sala Russafa entrega a una personalidad o institución por su apoyo al desarrollo de las artes escénicas, este año ha sido para Mª Ángeles Fayos, presidenta de AVETID (Asociación Valenciana de Empresas de Teatro y Circo), quien agradecimiento su agradecimiento por este reconocimiento, se ha reconocido activista por los derechos de los trabajadores de la cultura y ha subrayado el camino que aún queda por hacer para que puedan vivir dignamente de su profesión.

Por último, entre todas las papeletas recibidas, se ha escogido una al azar para otorgar el Premio al Espectador, que este año ha sido para Cristina Martínez Vallier, quien podrá disfrutar de invitaciones para los estrenos de la próxima temporada.

Así se completa el palmarés de una iniciativa que, humildemente, trata de poner en valor el trabajo de los profesionales de la cultura y dar voz a los espectadores. Si ambos disfrutan siempre un papel protagonista en Sala Russafa, este año lo han tenido más que nunca. Su fidelidad y su apuesta por la cultura en vivo ha permitido al centro cultural seguir adelante y que levantar el telón tenga sentido.

‘Aero-Soles’ despide la temporada de Sala Russafa

El Festival de Talleres de Teatro Clásico de Sala Russafa presenta esta semana la última de sus propuestas, enmarcada en su programación paralela. El 27 de junio se estrena ‘Aero-soles’, fruto del trabajo en el curso de danza que el prestigioso bailarín y coreógrafo Toni Aparisi imparte en el centro cultural, dentro de su línea docente.

Tomando como punto de partida la experiencia del confinamiento y la pandemia, se trabaja sobre espacios de 2 x 2 metros - las dimensiones que la COVID-19 ha impuesto a la hora de desarrollar proyectos de danza - para representar situaciones cotidianas. Canciones de Pink Floyd y Edith Piaf, boleros y jazz se alternan a la hora de transmitir, junto al movimiento, los diferentes estados de ánimo que la sociedad ha vivido desde la declaración de la pandemia. El resultado es una pieza optimista, donde la creatividad y expresividad ganan terreno al virtuosismo para conectar de manera más cercana con el público.

Personas que han tenido contacto previo con la interpretación y la danza de manera profesional, junto a aficionados al baile, conforman un grupo mixto, aunque mayoritariamente femenino, que integra a alumnos de 60 a 25 años. Un heterogéneo elenco que ha enriquecido con sus trayectorias y estilos personales la propuesta coreográfica de Aparisi, que recientemente ha recibido la onceava nominación previa como Mejor Bailarín para los Premios Max, un galardón que ha recibido en 2 ocasiones.

Esta pieza sirve para despedir la temporada de Sala Russafa, que volverá a abrir sus puertas al público tras el verano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.