Un informe de la UV sobre el PAI Benimaclet Est avala la desclasificación y reduce su coste casi a la mitad

938

La plataforma Cuidem Benimaclet estrecha el cerco sobre el polémico PAI Benimaclet Est, y más aún tras la publicación de un informe preparado por el equipo del profesor de la Universitat de Valéncia Andrés Boix, que no solo avala la desclasificación del PAI sino que reduce el coste de llevarla a cabo a la mitad

El informe «Estudio sobre las posibilidades de reclasificación del Sector PRR-4 «Benimaclet» del Plan General de Ordenación Urbana de València, su hipotético coste y las medidas de planificación propias de un urbanismo moderno para una futura actuación pública sobre ese sector» del equipo del profesor de la Universitat de València, Andrés Boix, detalla que el coste neto para la ciudad para la ciudad de una desclasificación total, en caso de que así lo decidiera el Ayuntamiento de València, sería de 11.487.489,59€.

Cuidem Benimaclet apela al vecindario de Benimaclet a unirse a las acciones que la plataforma ha previsto para las próximas semanas

“Ahora más que nunca, los vecinos de Benimaclet han de estar informados de lo que supone la ejecución del PAI y de lo que podría suponer proteger el suelo -señala el comunicado hecho público por la plataforma Cuidem Benimaclet-.

Por ello, desde la plataforma se han programado diversas reuniones vecinales así como formaciones sobre la situación del PAI.

Cuidem Benimaclet vuelve a interpelar directamente a la clase política

El informe del equipo de Andrés Boix sirve para que la plataforma Cuidem Benimaclet se reafirme en la idea de que hay que parar el PAI Benimaclet Est, enmarcado en un PGOU a su juicio obsoleto, y mantener Benimaclet como zona de transición a la huerta protegida de Alboraya. La plataforma, como ya ha hecho público en muchas ocasiones, propone la tarea de la desclasificación del suelo para hacerlo posible y, ahora, un nuevo informe avala esta fórmula.

“Las conclusiones del estudio deben obligar al gobierno municipal y autonómico a repensar el modelo urbanístico que está ejecutando, muy alejado de las tesis planteadas en el Pacto del Botànic y que hacen referencia a una revisión profunda y abierta al consenso del modelo territorial y de paisaje de la Comunitat Valenciana y la definición de las medidas de transición hacia un modelo no basado en el crecimiento ilimitado -señala la plataforma-. Incluso se hablaba del diseño, en colaboración con los ayuntamientos, de medidas políticas concretas para la reparación territorial y urbanística de los impactos de la burbuja inmobiliaria”, recuerdan.

Cuidem Benimaclet vuelve a insistir en una idea que no por repetida en casi todas sus comunicaciones, deja de tener relevancia: “Hay que tener en cuenta la realidad demográfica y ecológica de la zona en la que se ejecutaría el PAI. No es el momento de elegir el camino fácil y dejar de lado la responsabilidad contraída con la ciudadanía”.

“La administración tiene la obligación de escuchar la ciudadanía y, si no lo hace, encontrará al vecindario en la calle con la formación, la cohesión y la fuerza necesarias para frenar este macroproyecto”, concluye.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.