Teatre El Musical estrena ‘Acampada’ el nuevo espectáculo de la compañía valenciana Pont Flotant

0
200

Este fin de semana el escenario del Teatre El Musical se transforma en un espacio abierto en el campo, donde seis amigos llegan -cada cual con su mochila cultural y social- para pasar unos días en la naturaleza. Es el hilo narrativo de Acampada, el nuevo espectáculo de Pont Flotant del que el TEM acoge su estreno absoluto el 26 y 27 de octubre.

Imagen del espectáculo.

“Lo que podría parecer una agradable escapada también se puede ver como una experiencia de convivencia casi extrema. En una acampada compartes tienda, a veces, duermes mal, comes cualquier cosa, se hacen excursiones que no siempre son sencillas… hay que tener paciencia, ponerse en la piel del otro”, comenta Jesús Muñoz, integrante de la formación valenciana y actor en el espectáculo. Una situación perfecta para hablar de la diversidad.

El germen de esta nueva propuesta de Pont Flotant brotó cuando a la compañía, para uno de sus últimos espectáculos, se incorporó una actriz que iba en un carro motorizado. “De repente nos fijábamos en si había una rampa para subir al escenario, en si los camerinos eran accesibles… un montón de detalles que hacían que la experiencia de esta compañera durante la gira fuera, naturalmente, diferente a la mía”, explica Jesús Muñoz.

Durante tres años pensaron en cómo tratar el tema de la diversidad huyendo del paternalismo y de los discursos dogmáticos. La oportunidad se presentó cuando la Comunidad de Madrid les ofreció montar un laboratorio escénico aparejado al Festival de Otoño. “Lo bautizamos ‘Otras InCapacidades’ y reunimos en dos grupos de 12 personas cada uno a gente con y sin diversidad funcional. Casi todos tenían contactos previos con las artes escénicas, así que nos lanzamos a trabajar”, comenta el actor.

Cartel.

Una creación colectiva

La manera de abordar los espectáculos en Pont Flotant es singular, siempre como una creación colectiva. “Nunca hay un texto previo cuando empezamos los ensayos. Tenemos el tema principal que queremos tratar y proponemos situaciones que están relacionadas. Los actores nos soltamos de manera natural, como lo haríamos en la vida real, aportamos nuestras experiencias personales y poco a poco van surgiendo escenas que después perfilamos”, señalan desde la compañía. Esos primeros esbozos se mostraron como ‘work in progress’ en la última edición del festival madrileño y, ya con un elenco reducido a seis personas, cuatro de ellas externas a la compañía, ha continuado el trabajo creativo.El resultado es una pieza llena de naturalidad y humanidad, que habla con normalidad de las ‘capacidades e incapacidades’ que tienen todos los seres humanos. “Hay unas que son muy obvias, pero tratamos de que los espectadores se den cuenta de otras que son más difíciles de identificar a simple vista, a pesar que también condicionan la convivencia. Me refiero a la calma, al humor, a la empatía, a la irritabilidad o a la alegría, a la aceptación de las propias limitaciones…”, señala el co-creador del espectáculo.

Unos espectadores que no son tratados como público pasivo, sino que forman parte del espectáculo, que se adentran en la experimentación de esa diversidad para ejercitar el ponerse en la piel del otro. “Les proponemos jugar con las percepciones, con el lenguaje, con los signos y los significados para hacer evidente cómo de importante es la comunicación a la hora de comprendernos los unos a los otros”, avanza Muñoz, sin querer desvelar demasiado de los efectos escénicos y complicidades con el patio de butacas que se establecen a lo largo de la representación.

El campo natural y amable que se representa sobre el escenario también guarda sorpresas en una puesta en escena que se completa con proyecciones audiovisuales y de dibujos del artista con diversidad funcional Raúl Aguirre, junto con el piano de Pedro Aznar, habitual colaborador de la compañía, y la canción ‘Todo para todos’ de Enric Montefusco, cedida para el espectáculo.

Un montaje que ha contado con la colaboración de la Comunidad de Madrid, el Festival de Otoño, el Teatro Carmen Valero, el Institut Valencià de Cultura y el Ayuntamiento de València. Y que se ha enriquecido gracias a la ayuda del TEM, dentro del programa de impulso a la escena valenciana del teatro del Ayuntamiento de València, en el que se incluyen también las formaciones Eva Zapico y Bramant Teatre esta temporada. Pont Flotant ha disfrutado de una residencia artística para perfilar la parte técnica del espectáculo. También del firme compromiso de acoger el estreno absoluto de la pieza, firmado cuando todavía estaba gestándose.

Una vez presentada la obra en el Teatre El Musical este fin de semana, Acampadairá al Festival de Otoño de Madrid y más adelante volverá a la Comunidad Valenciana, a Castellón, en una gira que esperan continuar a lo largo del invierno y dónde experimentar nuevamente esa vivencia tan diversa del teatro para cada uno de los miembros del elenco (y del público).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.