Se instalan en Patraix las esculturas de Ponzanelli reivindicadas por el vecindario

0
640

El Ayuntamiento de València ha instalado en el jardín de Tres Forques, del barrio de Patraix, las réplicas de cuatro esculturas de gran valor artístico del escultor Ponzanelli. El acto de inauguración fue anoche, con la presencia del alcalde de València, Joan Ribó, que ha destacado “la importancia de recuperar el patrimonio de todos los valencianos y valencianas y de permitir que en los barrios se pueda disfrutar del valor de esculturas como las que se han replicado e instalado en Patraix”.

Al acto también asistió la concejala de Patrimonio Histórico y Recursos Culturales, Glòria Tello, que ha puesto en valor las actuaciones impulsadas y desarrolladas por su Concejalía a raíz del último acto vandálico sufrido por estas esculturas. “Por un lado, dentro del Plan de Restauración del Patrimonio, hemos restaurado las cuatro figuras originales, que se ubicarán en el Museo de la Ciudad; por otro, hemos encargado la construcción de unas réplicas de las figuras principales de Diana, Venus, Plutón y Apolo, que desde hoy podemos disfrutar en este jardín de Patraix”. El presupuesto para esta intervención ha sido de 32.000 euros.

El traslado a Patraix de estas piezas escultóricas es una reivindicación histórica de los vecinos y vecinas del barrio, por considerarlo un símbolo del patrimonio antiguo de su distrito. Durante los últimos años las asociaciones de vecinos y vecinas de Patraix han reclamado continuamente el retorno al barrio de las estatuas dispersas de Ponzanelli.

Después de sufrir un acto vandálico en 2012 cuando estaban instaladas en los Jardines de Viveros (Venus, Plutón y Apolo estaban decapitadas y a Diana le faltaba el brazo derecho), la Asociación de Vecinos y Vecinas de Patraix reclamó de nuevo el traslado de estas piezas a su barrio, o al menos una réplica, solicitud que el Ayuntamiento de València ha atendido con ocasión del 40 aniversario del movimiento vecinal.

La historia de estas esculturas se remonta al encargo que el canónigo Antonio Pontons, propietario de una alquería en Patraix, realizó al escultor Giacomo Antonio Ponzanelli (escultor italiano del siglo XVII, discípulo de la Escuela de Bernini), a quien le encargó varias esculturas para colocarlas en el huerto de esta alquería. Al morir sin descendencia, todo este patrimonio artístico acabó siendo propiedad del Ayuntamiento de València, que instaló las esculturas por toda la ciudad (Las cuatro estaciones, en Viveros; el Tritón, en la Glorieta; el Neptuno, en el Parterre, y Santo Tomás de Villanueva y San Luis Beltrán, en el puente de la Trinidad).

El lugar del emplazamiento original de estas esculturas, el huerto de Pontons, consiguió gran esplendor en su época y aunque ya no existe, es todo un orgullo para el distrito de Patraix por ser el lugar del emplazamiento original de la obra de este artista, por lo cual consideran estas esculturas como parte esencial de su historia y su tradición. “Estamos profundamente satisfechos por haber contribuido a hacer realidad esta antigua reivindicación del barrio de Patraix con el retorno de las esculturas de Ponzanelli, una deuda histórica porque el patrimonio cultural del barrio volviera al lugar del que nunca tenía que haber salido”, ha afirmado para finalizar Tello.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.