La Comisión de Reconstrucción de la ciudad aborda la recuperación social de València

521

El objeto de la última sesión de la Comisión municipal no permanente para la Reconstrucción de València, creada por el Ayuntamiento con el fin de impulsar la recuperación de la ciudad, ha sido recibir sugerencias para acordar medidas y asentar las bases de un sistema que garantice, después el impacto de la pandemia del coronavirus, los derechos de las personas, con una atención especial para las más vulnerables.

La jornada de trabajo, que ha empezado esta mañana con la intervención de expertos en bienestar y servicios sociales, ha continuado por la tarde con la apertura de las puertas del Hemiciclo Municipal a representantes de asociaciones y entidades civiles que trabajan para mejorar la calidad de vida de las personas desde diferentes ámbitos. Desde las 17 hasta las 19 horas han dado su testimonio representantes de siete plataformas.

Carlos Miñana en la Comisión no permanente de Reconstrucción de València
Carlos Miñana en la Comisión no permanente de Reconstrucción de València

Por orden de intervención, han participado la secretaría de la asociación Salvem 0-3, María José González Mayo; el secretario de la Plataforma de Afectados por la COVID-19, Carlos Miñana; la presidenta local de Cruz Roja Española en València, Nieves Dios; el portavoz de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Psicólogos de la Comunidad Valenciana (COPCV), Salvador Almenar; el director de Cáritas Valencia, Ignacio Grande. También han expuesto sus propuestas un representante de la Federación Provincial de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (FAMPA), Marcos Pastor, y el coordinador de Movimiento contra la Intolerancia, Ángel Galán. Todos han aprovechado su intervención para manifestar  palabras de afecto para las víctimas del coronavirus.

 

Conciliación familiar

En nombre de Salvem 0-3, la entidad que agrupa escuelas privadas infantiles, su secretaria, la abogada María José González Mayo, ha manifestado que estas estructuras, en su mayoría gestionadas por mujeres autónomas, «generan más de 1.200 puestos de trabajo femeninos y aportan valores educativos, y garantizan que los niños y niñas accedan a la educación durante los tres primeros años de su vida, en los que se establecen las bases del aprendizaje».

María José González Mayo, que ha anunciado la apertura de estos centros durante el periodo estival si lo permiten las autoridades, ha solicitado la colaboración de las administraciones «para que incremente ayudas como, por ejemplo, el cheque escolar que contribuye a la universalización de la educación», y ha propuesto poner a disposición de los Ayuntamientos las escuelas infantiles. «En estos centros favorecemos la conciliación de las familias con menores, y para ello ofrecemos diferentes servicios pero, por supuesto, precisamos que el citado cheque escolar se amplíe al verano y se incremente el importe de la beca comedor para cubrir más comidas». «De esta manera -ha concluido- nos ponemos a disposición del Ayuntamiento para dar soluciones de conciliación las familias con menores».

 

Reconocimiento a las víctimas

La siguiente intervención ha sido la del secretario de la Plataforma de Afectados por la COVID-19, Carlos Miñana, que ha hablado como portavoz de las personas que han sido víctimas de la pandemia y ha indicado que el objetivo de estas personas es «reivindicar apoyo institucional para atender las necesidades médicas, psicológicas y sociales de esta crisis sanitaria, sin connotaciones políticas».

Carlos Miñana, sobrino del primer médico valenciano fallecido por coronavirus, se ha hecho eco de las palabras de un familiar de otra de las víctimas, «que infectada y muerta por diferentes negligencias, también ha sufrido el dolor de no poder despedirla», y ha solicitado que «las administraciones no traten como números a las personas que han vivido la cara más amarga de esta crisis sanitaria». Asimismo, ha pedido que «se faciliten herramientas para serenar a las víctimas con el fin de que puedan mantener la calma para afrontar las situaciones de estrés y de duelo según el caso, y ha propuesto un homenaje público, institucional, para las víctimas, y otras iniciativas que rindan homenaje a quienes han trabajado para combatir esta crisis, con un importante protagonismo de los científicos con, por ejemplo, la convocatoria de unos premios para la investigación».

 

Trabajo para dar respuesta a las necesidades

En representación de Cruz Roja Española en València, su presidenta, Nieves Dios, ha resaltado que esta institución humanitaria «desde el primer momento ha contribuido para reducir el impacto social de la COVID-19». Y ha considerado que «a las personas hay que darles respuestas integrales porque la problemática de las personas siempre es multi casual».

Nieves Dios intervino en la Comisión no permanente de Reconstrucción de València
Nieves Dios intervino en la Comisión no permanente de Reconstrucción de València

Nieves de Dios ha hablado «de la necesidad de formar y valorar al voluntariado» y de la importancia «de aprovechar la tecnología existente para paliar las desigualdades sociales y acercar las nuevas prestaciones como la Renta de Inclusión a todas las personas». También ha instado a las administraciones para que establezcan alianzas con las organizaciones humanitarias, tras plantear su «propuesta estrella» para implantar un nuevo modelo de ciudad «que permita impulsar proyectos de futuro para toda la ciudadanía, sin excepciones, es decir, contemplando a las familias que viven en asentamientos o a las personas mayores a las que, durante la crisis, les hemos hecho llegar alimentación básica diariamente y sufren una soledad no deseada».

Como asesor del Colegio Oficial de Psicólogos (COPCV) en temas relacionados con la COVID-19, Salvador Almenar, ha explicado que el objetivo de esta institución es «mantener e incrementar programas de apoyo a las personas». Ha expuesto la necesidad de que la ciudadanía se empodere «para dar respuesta a las previsibles consecuencias de la crisis en el terreno con nuevas situaciones de soledad y malestar psicológico personal y colectivo que, con toda seguridad, aparecerá en la ciudadanía a causa de los grandes cambios acontecidos».

El psicólogo Salvador Almenar ha explicado que esta nueva situación «conlleva escenarios económicos familiares más difíciles, con un nuevo modo de relacionarse mucho más restrictivo, con pérdidas personales en el entorno familiar o social más próximo, con situaciones de duelo mal resueltas o sin resolver»; y ha abogado «por la implantación de programas de psicología de proximidad, para la promoción de esta ciencia entre aquellos colectivos que lo requieren con mayor apremio (familias en situación de vulnerabilidad, menores con necesidad de protección, personas en situación de dependencia o con diversidad funcional, jóvenes en procesos de transición a la vida adulta con especiales dificultades, personas mayores, etc)». «Y estos programas se podrían desarrollar en los barrios, en centros municipales como, por ejemplo, la Universidad Popular o las Escuelas Infantiles Municipales, y en espacios en los que se realizan actividades deportivas o culturales», ha sugerido.

La voz de Cáritas, organización de la Iglesia Católica que agrupa organizaciones nacionales de asistencia, desarrollo y servicio social, se ha escuchado con la intervención de su director, Ignacio Grande, quien ha enfatizado que la misión de este organismo, que actualmente atiende necesidades de unos 5.000 hogares, «es promover el desarrollo integral de todas las personas»

«En este marco y en el contexto en el que nos encontramos -ha explicado Ignacio Grande- queremos implementar más acciones para ayudar a la población insegura y pobre, y no dejar a nadie atrás, porque nos preocupa la cronicidad de la pobreza, la transmisión de la misma y su aceptación». «Ahora es el momento de seguir construyendo una ciudad más fraterna y configurar un tejido de afectos en esta sociedad en la que cada vez hay más hogares habitados por una sola persona». «Además, proponemos aumentar las plazas de acogida para las personassin hogar, reactivar la economía local y ampliar el parque de vivienda social», ha añadido.

La Federación Provincial de Asociaciones de Padres de Alumnos (FAMPA) ha sido representada por Marcos Pastor, quien ha hecho oír su voz para reclamar la importancia de estas agrupaciones «que no sólo tienen que participar en órganos consultivos, y además precisan de ayuda económica para su actividad que, por otra parte, genera ocupación».

Marcos Pastor ha indicado que «hay que transformar el sistema educativo para mejorarlo». «Y con ese fin se tendría que limitar la burocracia y apostar por la educación pública como aval de la igualdad de oportunidades», ha asegurado tras pedir «más coordinación entre las administraciones para el mantenimiento y limpieza de las instalaciones escolares, con protocolos de actuación, y ayudas para la conciliación familiar, el impulso del transporte sostenible en los centros educativos  y el impulso de la educación alimentaria y los entornos escolares saludables».

 

Respeto y tolerancia

Por último, ha intervenido, por videoconferencia, el coordinador de Movimiento contra la Intolerancia, Ángel Galán, quien, como representante de una iniciativa «que trabaja para combatir cualquier manifestación contraria en los derechos humanos», ha realizado un llamamiento «a la tolerancia y al respeto para evitar diferentes situaciones que se han agravado con esta crisis sanitaria socio-económica».

Ángel Galán ha concluido solicitando «colaboración institucional y social para generar un ambiente de solidaridad y sensibilizar para prevenir» y ha pedido «inversiones para fomentar el uso de las nuevas tecnologías, ya que los cambios de hábitos implican mayor necesidad de su uso». Entre algunas medidas concretas, ha destacado, «el impulso de la Oficina Municipal Contra los Delitos de Odio, para que impere el respeto de todas las personas que han sentido cualquier tipo de rechazo».

Todas las propuestas han sido atendidas por los miembros de la Comisión municipal no permanente para la Reconstrucción de València, integrada por cinco miembros, uno por cada uno de los grupos municipales, que también han tenido la oportunidad de preguntar y profundizar en las propuestas de las entidades presentes. Han participado el alcalde de València y miembro del Grupo Municipal Compromís, Joan Ribó; la vicealcaldesa, concejala de Desarrollo Urbanístico y portavoz municipal del Partido Socialista, Sandra Gómez; la portavoz del Grupo Municipal Popular, María José Catalá; el portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos, Fernando Giner; y el concejal del Grupo Municipal de Vox, Vicente Montáñez. Los grupos representados por estos responsables públicos a partir de ahora, tras recibir el asesoramiento de expertos y ciudadanía, elaborarán medidas que, con el voto ponderado a la representación institucional, finalmente tendrán que aprobarse en el Pleno «para superar la crisis generada por el coronavirus».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.