Las familias desalojadas de la Cruz Cubierta tendrán alternativas habitacionales «de aquí al 12 de agosto»

388

Las familias afectadas por el desalojo que ha de llevarse a cabo de los edificios de la calle Manuel Arnau de València, que se encuentran en peligro de derrumbe, tendrán «alternativas habitacionales de aquí al 12 de agosto», según ha asegurado la concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de València, Isabel Lozano.

El anuncio se ha realizado tras reunión celebrada este martes en el edificio municipal de Tabacalera en el que han participado, además de la regidora; la directora general de Emergencia Habitacional, Pura Peris; el secretario autonómico de la Conselleria de Vivienda, Alejandro Aguilar; responsables de la Casa de la Caridad y de san Juan de Dios, además de varios técnicos municipales y autonómicos, y representantes del colectivo Construyendo Malilla, que este lunes se concentró ante los inmuebles para evitar el desalojo y reclamar soluciones.

Lozano ha explicado que «la voluntad y el compromiso» por parte del consistorio y de la Conselleria de Vivienda es llegar a «soluciones concretas» y que, «sobre todo», la situación de estas personas «no vaya a peor».

En este sentido, la edil de Servicios Sociales considera que los casos de la docena de familias que viven en los inmuebles, situados en la zona de la Cruz Cubierta, «son muy diferentes» y, por ello, han tenido que poner en común «esa combinación de recursos para dar respuesta antes del desalojo». En este sentido, tanto Lozano como Aguilar creen que tienen tiempo para estudiar las soluciones, ya que aseguran que llevan trabajando en ello «desde hace una semana».

Alojamientos en Valencia y en el área metropolitana

El secretario autonómico ha puntualizado que se están buscando alojamientos en València, pero también en su área metropolitana para que aquellas familias que no disponen de vehículo propio puedan desplazarse sin problemas.

Además, desde ambas administraciones exponen que hay familias que ya han encontrado «vivienda, entidades o recursos residenciales» y que tienen que aceptar las ayudas económicas que se les ofrecen para el alquiler además de la renta valenciana de inclusión que reciben seis de nueve familias.

Por otra parte, han afirmado que cuentan con la colaboración de San Juan de Dios y Casa Caridad con las que trabajan «de manera habitual». Estas entidades han puesto a disposición de la situación las plazas que tienen libres en albergues y viviendas. En este sentido, Lozano cree que, aunque «en algún caso podrían ir a parar ahí», sería una «posibilidad temporal» hasta que se encontrase «algo más estable que un albergue».

Para Construyendo Malilla, «toda una victoria»

Desde Construyendo Malilla subrayan que «es toda una victoria» conseguida «gracias a la presión que hemos podido ejercer desde las calles».

Los dos integrantes del sindicato de barrio, Mónica Carbonell y Vicent Danvila, creen que las administraciones les han mostrado «un compromiso firme» para dar alternativas a estos vecinos. En esta línea, Carbonell ha compartido que tenían «un buen sabor de boca» y que esto «es una prueba de que todo lo que hemos hecho ha servido de algo».

Asimismo, Construyendo Malilla  ha destacado «la importancia que ha tenido el sindicato en las negociaciones», ya que «si no hubiera intervenido desde el primer momento teniendo los principios muy claros, nuestras vecinas estarían desde hace una semana en la calle».

En cuanto a las opciones propuestas, confían en que se lleven a cabo en los próximos diez días. Danvila ha enumerado las diferentes salidas que les han ofrecido: ayudas para que puedan encontrar un alquiler, viviendas de asociaciones para que puedan residir temporalmente, viviendas en otros municipios del área metropolitana para las familias con menores y algunas viviendas que ceda al consistorio la empresa urbanística municipal de València, Aumsa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.