El Olympia estrena ‘La culpa’, de David Mamet, una obra que abre “debate” sobre la presión social y los medios

0
278

‘La culpa’, título español de la obra ‘La penitencia’ del dramaturgo estadounidense David Mamet, aterriza en el Teatro Olympia de València con una historia que “genera mucho debate sobre lo que entendemos como verdad”, el “lado oscuro” de las personas, “la manipulación de los medios de comunicación, la búsqueda de la aceptación y la religión”, indicó el actor Pepón Nieto, uno de los intérpretes de la pieza que se estrena en el foro escénico durante la rueda de prensa.

La historia de un psiquiatra “penitente que se debate entre sus principios éticos y la presión social”, que paga por lo que ha hecho y, sobre todo, por lo que no ha hecho, cuenta con la dirección Juan Carlos Rubio y versión de Bernabé Rico quienes han respetado al máximo el texto original.

Intérpretes de la obra.

A la rueda de prensa acudieron los actores Pepón Nieto y Ana Fernández, que excusaron la ausencia del resto del reparto, Magüi Mira y Miguel Hermoso, así como la del director, que por motivos de trabajo no pudieron acudir.

La obra aborda la historia de un psiquiatra que padece una persecución mediática y social tras negarse a declarar a favor de un joven paciente responsable de una masacre, lo que provoca que su vida dé un vuelco de 180 grados.

“Es un lío enorme de emociones”, dijo Nieto, quien reconoció que antes de cada función se repite a sí mismo la palabra “amargura”, para asumir la intensidad dramática que precisa su personaje.

Por su parte, la actriz Ana Fernández expuso que su personaje representa la necesidad de aceptación social, una aceptación que en la actualidad se traduce, según indicó, en la creación de “vidas paralelas para ganar ‘me gusta’ en redes sociales. Mamet es un autor perverso que rescata lo oscuro del ser humano”, indicó la actriz, quien criticó un sistema “que cierra la puerta a la empatía”.

Una falta de empatía que se materializa también, a su juicio, a través de la crítica que realizan de los medios de comunicación, de los que dice que pueden llegar a “manipular hasta destruir vidas”.

Ambos actores resaltaron que se trata de una obra que exige un espectador activo, que se cuestione sus concepciones del sistema social y que se muestre predispuesto a cambiar su percepción de los personajes conforme avanza el relato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.