Ana Fernández: “Sin el teatro yo no hubiera hecho ni cine ni televisión”

0
227

Desde su papel principal en la película ‘Solas’ (Benito Zambrano, 1999), donde acaparó el aplauso unánime de la crítica y el público, Ana Fernández no ha dejado un solo instante de compaginar su trayectoria como actriz entre el cine, la televisión y el teatro. Intérprete dúctil que gusta ahondar en las aristas de sus personajes, ahora se encuentra viviendo en la piel de Kate, la mujer del protagonista de ‘La culpa’ (David Mamet), una acomodada burguesa que no solo arrastra el derrumbe de su matrimonio sino que no soporta ver la caída de su propio status quo. Para Fernández “Kate intenta salvar su mundo personal y esa presión la lleva a un punto límite. Es un personaje muy intenso”.

Su nuevo trabajo sobre la escena  es la oportunidad perfecta para charlar con Ana Fernández sobre su pasión sobre el teatro y su trabajo como actriz.

Pregunta: ¿Habías abordado a Mamet en alguna ocasión?

Ana Fernández: No, no. Había trabajo a Pinter (Harold). Soy una enamorada de Pinter. Me fascina su universo y entiendo muy bien a las mujeres de Pinter. Sus personajes femeninos son de una gran riqueza y me atrapan.

P: Son miradas distintas, las mujeres de Pinter son muy diferentes a las de Mamet.

A.F.: Sí, nada que ver. Para mí Pinter está acá (hace un gesto de elevación con la mano) y Mamet está a la colita (baja la mano) siguiéndole (hace este comentario sonriendo).

Ana Fernández durante la presentación de la obra en el teatro Olympia.(Foto-Roberto Fariña).

P: La pregunta venía por los universos femeninos y…

A.F.: … Sí, sí. Son distintos y creo que como escritores también. Mamet es maravilloso y los guiones de Mamet son estupendos pero…, creo que Pinter es el capo en construcción teatral, además…, su mujeres atrapan, tienen una fuerza y una intensidad increíble que en Mamet no se encuentra. Mamet trabaja de otra forma a sus mujeres, bueno…, para mí, claro (ríe).

P: A la hora de meterte en la piel de un personaje, ¿lo asumes de una forma distinta si es para cine, teatro o televisión?

A.F.: Fíjate, para mí la comodidad está en el propio reto, si de pronto el personaje está bien escrito voy a estar muchísimo más cómoda aunque sea muy, muy, difícil que si no lo está. Me he encontrado con personajes que, desde la escritura, tienen problemas y es muy difícil da vida, respirar, a un personaje cuando hay cosas que no están acabadas y…, hablo ya del tema si es guión, televisión o teatro pero…, si los personajes están bien armados desde la escritura, que para mí es el alma, y entiendo la escritura como la palabra dicha o no dicha, siempre sé que yo tengo la responsabilidad, como actriz, de alcanzar la vida del personaje y eso para mí es más cómodo y gratificante. No me importa si es cine o teatro, me importa el personaje y su personalidad.

P: ¿El medio no importa?

A.F.: Para mí no. El medio no me importa. Acabo de terminar un rodaje y estoy muy contenta porque, normalmente, no me suelen confiar personajes en comedia y.., he hecho una comedia y estoy contentísima y…, me encanta rodar, me encanta un set, me encanta toda la energía que se mueve en un rodaje. El cine me engancho en la primera película que hice y no me he desenganchado nunca, no quiero desengancharme pero…, el teatro para mí es la madre que me amamantó. Sin el teatro yo no hubiera hecho ni cine ni televisión. El teatro es fundamental en mi vida.

P: Vittorio Gassman dijo que como actor siempre necesitaba volver al teatro, que era su fuente, su refugio donde recuperar la esencia de la interpretación, ¿es el teatro el refugio de la interpretación?

Ana Fernández en una imagen promocional de ‘La culpa’. (Foto-Sergio Parra).

A.F.: Sí, sí, totalmente de acuerdo. El teatro es único e irrepetible. Tiene toda la razón Gassman. Tuve la suerte de verlo cuando fue la Expo de Sevilla y fue magnífico. Sí, el teatro es fundamental para la interpretación. El actor necesita pisar las tablas para su propio crecimiento, el teatro es la madre de todo trabajo interpretativo. De la misma forma creo que todos, los chavales y las chavales que estudian teatro, deben pasar por lo que es el proyecto teatral y deben pasar por todos los sitios que son el montaje, la luz, la escenografía…, saber un poquito de todo porque eso te da más fuerza y, al mismo tiempo, te hace respetar mucho la labor de equipo. Conocer todo eso es conocer el teatro. Todo esto (hace un círculo con las manos), la magia del teatro, no se puede hacer sin las personas que están detrás de la escena. Es verdad que los actores y actrices somos los responsables de mostrar los personajes pero sin la gente que monta la función, sin la gente que trabaja para el teatro, sería impensable levantar el telón.

P: Pero, ¿tú vuelves al teatro cuando lo necesitas?

A.F.: Sí, es mi pasión. De hecho, el trabajo unipersonal que tengo (se refiere a ‘El lunar de Lady Chatterley’) es producto de mi necesidad y mi ansia de ilusionarme, yo siempre me ilusiono con los proyectos, pero…, llevaba un tiempo que me ilusionaba por mí propia personalidad y no todos os proyectos eran tan completos y yo…, necesitaba hacer teatro y también sentir que puedo abrir las alas más, mucho más (sonríe al cerrar la frase). Con ‘El lunar…’, es un reto cada día que lo hago y es producto de mi necesidad de teatro, de ilusión y reto.

P: Ana, ha sido un placer hablar contigo. Mucho éxito con ‘La culpa’ y mucho éxito con tu trabajo unipersonal.

A.F.: Gracias a vosotros, el placer ha sido mío y espero que el público disfrute con la obra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.