(CS). Ciudadanos, el partido de los genios

2276

Desde luego, cuando uno había pensado que lo tenía todo visto y asumido en la vida, la actualidad política que viene asolando a este país como un tsunami caribeño, nos viene a poner de nuevo los pies en el suelo , con un “quieto parao que esto no se ha acabao”.

Aquellos que peinamos alguna que otra rebelde cana en nuestras sienes, es ahora ante esta especie de tiempos de “saldos y rebajas” políticas, cuando con mucha nostalgia recordamos aquellos tiempos de la Transición, donde la excelencia, el talento, la genialidad y los deseos de hacer y conseguir una España mejor, estaba en la particular hoja de ruta de aquellas eminencias y celebridades de la política.

Por mucho que me esfuerzo mirando hacia todos los lados, me cuesta y mucho vislumbrar a algún heredero que actualmente pueda portar el testigo que dejaron  los Adolfo Suarez, Tierno Galván, Herrero de Miñón, Santiago Carrillo, Alfonso Guerra, y tantos y tantos otros nombres que me sería muy difícil nombrarlos en tan poco espacio y papel.

Pero, mira por dónde, cuál no ha sido mi sorpresa que precisamente ahora una vez ha saltado el escándalo de la presunta falsificación de títulos académicos, ya no por universidades privadas, sino, incluso, por alguna que otra pública como es la Juan Carlos I, con el consabido caso del máster de la presidenta de  la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, es cuando me entero a través de un medio de tirada nacional, del nacimiento de un autentico genio del conocimiento, el talento y la sabiduría, solamente comparable a aquellos que, a lo largo de la historia, desde la antigua Grecia hasta nuestros días, ganaron la gloria del SABER desde la humildad, el estudio y la constancia. Y sí, me refiero al actual secretario de Organización del partido Ciudadanos en la Comunidad Valenciana, Emilio Argüeso. Hombre humilde y discreto donde los haya, pero cuya luz de la sapiencia alumbra todos los rincones donde su presencia se halle en esos momentos.

Después de leer la trayectoria personal y académica, alcanzada en tan poco espacio de tiempo por este prodigio de la naturaleza, lo del máster de la presidenta madrileña me parece a mí una especie de pepinillo  en vinagre de venta en una tienda de barrio.

Emilio Argüeso
Emilio Argüeso

El almacenamiento de conocimientos multidisciplinares  atesorados por la superdotada mente de D. Emilio Argüeso, para mí no tiene parangón en los tiempos que corren. Una mente así solamente tendría cabida, por derecho propio, en el Olimpo de la sabiduría Helénica, y no entre la zafiedad esperpéntica de la sociedad en la que nos movemos.

Muy pocos , yo diría que solo algún que otro elegido, podrían según él mismo ha corroborado, haber conseguido multidisciplinarmente en apenas unos años, tres o cuatro grados o licenciaturas universitarias , así como el concurso y estudio de la misma cantidad de máster. Pero además, a mayor abundamiento, en cuatro o cinco universidades diferentes, como la de Valencia, Elche, Murcia,  Ávila, y no recuerdo si alguna más. Y yo pienso, si no será que en la universidad de Ávila, se habrá “conchabado” con los espíritus de Santa Teresa y San Juan de la Cruz. Según se dice y se cuenta, si se invoca a ellos con la suficiente fe, estos son capaces de hacerle a uno hasta presidente del gobierno, como así ocurrió, con Suárez, que era oriundo de esa hermosa y recia tierra, el magnífico pueblo de Cebreros.

Desde luego, si Albert Rivera y el resto de su estado mayor no se han dado cuenta aun del genio que tienen actualmente metido en su predio político, es que son más ciegos que aquel de Tormes. No se puede mantener escondido en los tiempos que corren a un personaje de semejante nivelazo, guardando el rebaño desde su actual puesto orgánico de secretario de Organización valenciano. Todo ello, si tenemos en cuenta que tendría que estar ¡¡YA!! A la diestra del “Maestro” calentando su futuro sillón, cuanto menos,  de ministro.

Finalmente, no se puede pasar por alto las aptitudes y alta capacitación alcanzada por este genio del conocimiento, cuando a pesar de su juventud, entró en la política habiendo sido guardia civil de la escala básica, consiguiendo desde entonces meteóricamente un puesto como funcionario en el ayuntamiento murciano de Archena, tres o cuatro licenciaturas o grados, y el concurso de otro número parecidos de máster; todo eso hasta llegar a ser diputado autonómico y actual secretario primero de las Cortes Valencianas, con un sueldo mensual de alrededor de los 7.000 eurazos de “vellón de real”.

Según él, su adicción al estudio le ha sobrevenido para preventivamente hacerle frente al Alzheimer, enfermedad que por lo visto ha fustigado a su familia.

¿Y yo me pregunto, eso sí, sin maldad alguna, con tanto estudio, este chico cuando trabaja en su cargazo en las Cortes Valencianas, para llevarse crudo 7.000 eurazos del presupuesto, o sea de nuestros bolsillos? ¿O acaso no podría hacerle frente al Alzheimer, trabajando un poquito más en la institución que pagamos todos nosotros?

Es más, en este caso cabria preguntarle cómo se solía hacer antiguamente: “hijo mío, ¿tú qué coño haces, estudias o trabajas?”. La releche con el genio ciudadano.

José Antonio Sorzano | @JoseSorzano | Periodista y abogado | Foro de Opinión José Luis Sampedro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.