Benetússer concluye la primera fase de rehabilitación del Molino Arrocero

423

El Ayuntamiento de Benetússer, a través de su área de Patrimonio, ha concluido la primera fase del proyecto de rehabilitación integral del Molino Arrocero iniciada el pasado mes de diciembre.

A través del análisis arqueológico y arquitectónico del edificio, la iniciativa tiene como objetivo la conservación del pasado patrimonial en un espacio museístico adaptado para la interacción de la ciudadanía con la historia de la localidad. Para ello, primeramente se ha llevado a cabo un estudio arqueológico con la finalidad de conocer en profundidad el valor de los objetos y de la historia constructiva, así como el funcionamiento de todas las estructuras del cuerpo más antiguo del molino. De este modo, a través de las excavaciones de los suelos y de los muros, se ha podido constatar la cohabitación de restos pertenecientes a las tres grandes etapas del conjunto arquitectónico como son el molino medieval, el molino hidráulico y el molino industrial de Benetússer.

Rehabilitación del Molino Arrocero

“La rehabilitación integral del edificio es un proyecto que nos permite, por un lado, descubrir y poner en valor nuestro pasado y, por el otro, acondicionar el espacio para convertirlo en el Museo de Historia que albergará todos los hallazgos encontrados en Benetússer, dando a conocer a la ciudadanía la joya de nuestro patrimonio, que incluye toda la maquinaria del propio molino de arroz”, indica la concejal de Hacienda y Patrimonio, Reme Navarro.

Muros de los siglos XV y XVI

Durante los últimos meses, los estudios arqueológicos han aportado información muy relevante gracias al descubrimiento de hallazgos que permiten establecer una cronología clara de la evolución del edificio y que lo confirman como pieza fundamental dentro del conjunto de arquitectura hidráulica que se extiende por la huerta valenciana desde época islámica hasta la actualidad.

Así, a través de los sondeos en tierra se han hallado una serie de muros que se pueden situar entre los siglos XV y XVI, que confirma la existencia del molino nombrado por las fuentes históricas. Seguidamente, se ha obtenido un importante caudal de información sobre una importante remodelación datada en el siglo XVIII y que se corresponde con el molino hidráulico tradicional de la población benetusina.

De esta época se han conservado numerosos muros en alzada correspondientes a las antiguas fachadas del cuerpo del edificio y, entre los hallazgos, ha destacado la excavación de uno de los dos pasajes del agua de la acequia, conocidos como ‘els cacaus’, donde estaba alojada la muela que proporcionaba el movimiento al molino hidráulico. Dicho descubrimiento permitirá, en un futuro, comparar esta tecnología tradicional con la de la turbina del molino industrial. De esta última etapa, datada entre finales del siglo XIX y principios del XX, se ha extraído gran cantidad de información tanto a nivel estructural como a través de la maquinaria, en excelente estado de conservación y ejemplo de gran calidad patrimonial dentro de la Comunidad Valenciana.

Finalmente, durante esta primera fase, también se han llevado a cabo trabajos de tipo arquitectónico mediante el estudio estructural de la madera, elemento predominante en la construcción del Molino Arrocero. La información aportada ha permitido a los técnicos establecer unos criterios de intervención de cara a abordar la etapa siguiente con el objetivo de acondicionar y consolidar la estructura de un edificio que albergará las instalaciones y los servicios necesarios para convertirse en un espacio museístico visitable.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.