Mislata despide sus fiestas más participativas con mucha pólvora y una paella gigante

Mislata cerró una nueva edición de sus fiestas. Como viene ocurriendo desde hace unos años, cuando el Ayuntamiento decidió crear la feria de la plaza Mayor, las fiestas han vuelto a superarse una vez más en capacidad organizativa y, sobre todo, en participación. Por eso las de este año vuelven a ser, a la espera de las próximas, las más multitudinarias.

Fiesta de la espuma fiestas de Mislata-2

La afluencia de público a la feria el pasado fin de semana fue espectacular, especialmente durante las noches del viernes y del sábado, en las que las actuaciones musicales y en especial la orquesta Montecarlo reunieron a miles de personas frente al escenario de la plaza Mayor. Pero además de música, los mislateros y los muchos visitantes recibidos este pasado fin de semana también pudieron disfrutar de otros atractivos, como los actos pirotécnicos.

Las fiestas de Mislata no podrían entenderse sin la pólvora y las citas pirotécnicas se viven siempre con especial pasión en la ciudad. Los amantes de la pólvora disfrutaron de lo lindo durante la noche del sábado, primero con el correfoc de Els Dimonis de Mislata y después con una mascletà nocturno que inundó de ruido y color la plaza Mayor.

La jornada final de las fiestas se vivió el domingo con una matinal infantil en la que no faltaron los juegos acuáticos, hinchables y una fiesta de la espuma, y la tradicional paella gigante de los clavarios del Cristo. La cocinan desde el año 1982, primero en la plaza Constitución y desde hace cuatro años en la plaza Mayor, como una actividad más de las fiestas populares. Los clavarios del Cristo demuestran que son unos maestros en el arte de cocinar paellas gigantes y este año volvieron a maravillar al numeroso público al cocinar más de tres mil raciones en un mismo recipiente.

 


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *