Alcácer se estrena en Catar como goleador culé

0
197

El Barcelona solventó su amistoso de Doha (Catar) con un partido plácido (3-5) ante el Al Alhi Jeddah, un choque que sirvió, al menos, para ver cómo Paco Alcácer por fin estrenó su cuenta goleadora con el conjunto azulgrana.

Foto: FC Barcelona
Foto: FC Barcelona

El encuentro, un compromiso pendiente del club catalán con el que ha sido su patrocinador principal los últimos cuatro años, tuvo muchos goles, pero poca tensión competitiva y aún menos historia.

Salió el Barça casi con todo su equipo titular, incluido su famoso tridente, aunque la MSN solo estuvo media hora sobre el césped del estadio Al-Gharafa. No necesitó más.

A los 17 minutos de juego ya habían marcado los tres. Primero Luis Suárez, quien rozó ligeramente con la espalda un centro de Messi que acabó en gol, después el propio Messi, que fusiló a Mosailem para finalizar una jugada que empezó con un robo de Neymar. Y, a continuación, el brasileño, que ya había avisado con un tiro al palo y que tuvo el premio del gol al rematar una asistencia de Rafinha (3-0).

Los tres ‘cracks’ azulgranas fueron sustituidos poco después. El Barça, ya con todo el trabajo hecho, quitó el pie del acelerador y el Al Alhi se fue soltando poco a poco hasta amenazar la portería defendida por Cillessen.

El peligro local en el primer acto lo llevó casi siempre Al-Moasher, el hombre más incisivo del conjunto catarí, aunque Al-Jassim, en una vaselina que repelió Cillessen, y Al-Soma, que cruzó demasiado el balón tras plantarse solo ante el meta azulgrana, también rondaron el gol.

También Alcácer, a quien Mosailem le sacó con la puntera un remate forzado. El delantero español tendría que esperar a la reanudación para estrenar su cuenta como azulgrana, aunque fuese en un partido no oficial.

La segunda mitad empezó con un penalti inexistente de Masip que se encargó de transformar, a lo ‘Panenka’, Abdulrahman, considerado uno de los futbolistas más talentosos de Asia y que, pese a jugar en la Liga de los Emiratos Árabes, hoy viajó a Catar, como ‘estrella invitada’, para medirse al Barcelona.

Alcácer, que cabeceó un centro de Rakitic, y Rafinha, en una gran jugada personal, pusieron el 1-5 antes de la hora de juego y, como ocurrió en la primera mitad, el Barça se dejó a ir entre tanto cambio, la intrascendencia del choque y lo abultado del marcador.

De nuevo lo aprovechó el Al Alhi para contentar a su público con varias llegadas por la banda izquierda y dos tantos casi consecutivos de Asiri que situaban el partido en un interesante 3-5 a falta de 20 minutos para el final.

El equipo catalán tomó de nuevo el control para que la remontada local no fuera a más y ahí acabó todo. El Barcelona, eso sí, tuvo que jugar los últimos diez minutos con un hombre menos por la lesión de Aleñá, que se lastimó solo al rematar un balón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here