Ya está en funcionamiento el hotel ‘creado’ por la ONG Juntos por la Vida en la frontera polaca para 50 mujeres ucranianas

58

Ya está funcionando el alojamiento que la Fundación Juntos Por la Vida, afincada en Port Saplaya, ha creado en la frontera de Polonia con Ucrania, un centro de acogimiento  transitorio seguro para unas 50 madres ucranianas con sus hijos, que huyen de la guerra y de las zonas de conflictos de su país, durante al menos 6 meses en la localidad polaca de Przemysl.

hotel de la mujeres ONG Juntos por la VidaLa ONG valenciana ha alquilado el edificio, un antiguo hotel situado en el campo a solo 10 kilómetros de la frontera, con las condiciones adecuadas para acoger a las familias que han salido de Ucrania huyendo de las bombas y el miedo. La mayoría de las mujeres y menores en Ucrania han abandonado sus hogares  buscando zonas seguras a ambos lados de la frontera. Muchas no tienen vínculos en otros países europeos y no desean alejarse de Ucrania.

Creado con los fondos recogidos por el Levante UD

El proyecto del hotel de las madres ha contado con la ayuda y colaboración del Levante UD a través de una campaña de captación de fondos. Muchas madres y niños y niñas conviven cada día en el centro que dispone de habitaciones, zonas comunes y un gran jardín con columpios para los pequeños. Ellas mismas de forma colaborativa se organizan las tareas de cocina, comidas, convivencia, y otros trabajos que hacen su estancia mas agradable y tranquila. En el centro también hay atención psicológica tanto para madres como para niños, que en muchos casos llegan con traumas por la situación.

La presidenta de Juntos Por la Vida, Clara Arnal, ha explicado que “cada madre que llega al centro tiene una historia dramática, pero de superación. Sobre todo son mujeres jóvenes con sus hijos, por eso es para nosotros una prioridad alojarles cerca de la frontera, cerca de su país, pero lejos del horror de la guerra. Aquí encuentran un espacio seguro y en paz. También hemos comenzado a colaborar en otro centro dentro de Ucrania, porque muchas mujeres no quieren salir de su país, pero quieren vivir en zonas seguras».

Arnal ha querido destacar el valor de las madres ucranianas que «son las verdaderas heroínas de la situación de guerra de su país, porque han tenido huir de sus hogares para  salvar a sus familias ,y ahora las mantienen y cuidan hasta que puedan volver  de nuevo a sus vidas, sus pueblos y sus casas».

La presidenta de Juntos por la Vida destacó dos historias de estas heroínas ucranianas. Nastia de 31 años, acaba de tener un bebé, Iván. Cuenta que cuando estaba embarazada de 8 meses, tuvo suerte de poder subir en el tren de evacuación desde su ciudad Donestk.  Poco antes murieron 50 personas en esa misma estación. Ahora se encuentra en otro de los alojamientos seguros donde está colaborando Juntos por la Vida en Stryi, en Ucrania.

Otra historia de otra madre «heroína» es la de Sofia, una joven de tan solo 19 años que vivía en la ciudad de Sukachi, en Ivankiv, que estuvo incomunicada durante más de un mes por los bombardeos. Consiguió huir con su hijo Milroslav, de 1 año y medio, y otros familiares. Tras horas de viaje peligroso, consiguió llegar a la frontera con Polonia donde le esperaba Clara Arnal, que es su madre de acogida en España, ya que Sofía venía durante los veranos a Valencia desde que tenía 5 años. Sofía y su hijo se ha quedado en el hotel de las Madres de la frontera y espera poder volver a su casa con su familia en cuanto pueda.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.