Sala Russafa estrena su producción navideña ‘Y la nave, vuelve!’

522

Sala Russafa presenta su programación para estas navidades, una nueva comedia musical para público joven y adulto que propone echar al 2020 del calendario con una carcajada. ‘Y la nave, vuelve!’ es la segunda parte de ‘Y la nave, va?’, que en 2018 protagonizó la campaña navideña del centro cultural.

Nuevamente, Chema Cardeña firma y dirige esta propuesta que sigue la estela de las coproducciones de Sala Russafa y Arden, la compañía valenciana que impulsa el teatro de Ruzafa. La música en directo la pone una banda compuesta por Johnny B. Zero, David Campillos y José Montoro, con versiones del pop rock internacional de las últimas décadas. Comparten escenario con un elenco formado por Juan Carlos Garés, Iria Márquez, Jaime Vicedo, Darío Torrent, Rosa López, Raquel Ortells, Toni Aparisi, Fran de la Torre, Juanjo Benavent y el propio Cardeña, quien también da vida a uno de los personajes.

Una imagen de la nueva comedia de Sala Russafa.

Un total de 12 intérpretes para un montaje desenfadado, lleno de crítica social y alusiones al presente en tono de farsa, donde el humor contagia a las canciones y coreografías. “Hacer estos espectáculos navideños de Sala Russafa me permite desfasar un poco, romper la cuarta pared para mirar al público a los ojos, saber cómo se lo están pasando e invitarles a participar”, explica el autor y director, quien se confiesa un defensor acérrimo de la comedia. “Es un género que requiere muchísima destreza y que permite ser mucho más crítico. Además, ahora nos hace falta reírnos a todos, al público y a los propios artistas”, comenta el autor.

Sobre el escenario, un confinamiento cargado de humor

‘Y la nave, vuelve!’ puede disfrutarse de manera independiente, sin necesidad de haber visto la primera parte. La trama arranca en 1870, justo cuando un grupo de colonos llega a bordo del navío El Holandés Errante a una isla donde habían planeado fundar una nueva civilización. Caricaturas de estamentos como el ejército, la religión, el poder económico, la cultura, la ciencia, el feminismo o la justicia, estos esperpénticos caracteres se verán obligados a volver apresuradamente al barco, al ver que los nativos de la isla padecen una epidemia de fiebre amarilla. Será el comienzo de un confinamiento en el que muchos espectadores se verán reflejados.

“Por supuesto que no vamos a hacer comedia de la tragedia que está siendo esta pandemia. Pero, hasta cierto punto, puede ser sanador reírnos de ciertas cosas. Me interesaba mucho recrear las situaciones cotidianas que todos hemos vivido cuando tuvimos que quedarnos en casa y convivir con quien nos había tocado, echar de menos a quien no podíamos ver, llenar el tiempo”, señala el autor y director de la obra. De ahí que la tripulación y pasaje del Holandés Errante de repente empiece a hacer pan compulsivamente, que les dé por el deporte o que sólo piensen en cómo escapar del barco.

“Encontramos a los personajes mucho más locos que en el primer episodio, más cínicos, más extremos. La obra funciona un poco como un espejo, mostrándonos los errores que cometemos, los roles que insistimos en repetir, pero todo desde el humor porque es mucho más constructivo, te permite conectar con el público de otra manera”, apunta Cardeña.

Y la nave, vuelve! comenzó sus ensayos hace un par de meses, con los condicionantes de poner en pie un espectáculo en plena pandemia. “Ensayar con mascarillas es terrible para un director, no ves el gesto de los actores, a veces ni les entiendes bien. Y con un elenco tan grande no sólo hay que coordinar disponibilidades de horarios, también cuarentenas propias. Ha sido una odisea. Pero merece la pena porque, en mi humilde opinión, creo que nos ha salido una obra todavía más divertida, más rápida, que va a empatizar aún mejor con el público” ha explicado el autor y director de la nueva propuesta de Sala Russafa para estas navidades.

Del 17 de diciembre al 10 de enero podrá disfrutarse de esta obra que ha adaptado sus horarios para facilitar la conciliación con el toque de queda, adelantando las funciones a las 20:00 horas entre semana y a las 19:00 horas el fin de semana. Otro cambio respecto a años anteriores es que se ha tenido que renunciar a la función de Nochevieja, al no ser posible comerse las uvas durante la representación, brindar con cava ni organizar la fiesta posterior en la que público e intérpretes celebran la llegada del Año Nuevo. Pero a lo que sí que no renuncia Sala Russafa es a cerrar el 2020 con una comedia. “Creemos que es el mejor regalo que podemos hacer al público en navidades. De hecho pensamos que puede ser una magnífica idea regalar entradas de teatro para Papá Noel o Reyes”, concluyen desde el centro cultural de Ruzafa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.