‘Puerta abierta’, un drama que transita desde lo social a lo personal

338

Llegó hasta al Teatro Olympia (hasta el 17 de octubre) ‘Puerta abierta’, la pieza escrita por Emma Riverola, bajo dirección de Abel Folk, y con la dupla actoral compuesta por Cayetana Guillem Cuervo y Ayoub El Hilali como protagonistas. La obra toma como marco referencial para su propuesta los hechos acaecidos el 13 de noviembre de 2015. Aquella noche un comando terrorista entra a sangre y fuego a la sala parisina Bataclán. Los asesinatos cometidos por el grupo fundamentalista islámico, y la intervención policial, dejan 130 muertos y más de un centenar de heridos. París arde en dolor y tragedia. El cierre perimetral de la ciudad impide la vuelta a sus zonas de residencia a muchos ciudadanos, lo que habilita la solidaridad ciudadana que, bajo el hastag ‘puerta abierta’, acoge aquella noche a quienes necesitan un lugar para descansar o dormir hasta el levantamiento de las medidas policiales. Julie (Cayetana G. Cuervo), es una mujer de vida solitaria, algo pragmática y de ciertos principios progresistas que, poniendo a disposición su casa para alojar algún huésped necesitado de ayuda, recibe la visita de Farouk (Ayoub El Hilali) un joven musulmán que carga con la estigmatización social y su compleja realidad personal.

Una imagen de la obra (Foto-Roberto Fariña).

Puestas las bases desde los primeros minutos de la obra, el espectador va asistiendo a un paulatino choque de culturas e interpretaciones del mundo. La confrontación del binomio Occidente/Medio Oriente, marca la relación que establecen los protagonistas en un cruce de posturas de difícil acercamiento. ‘Puerta abierta’ apuesta por algo más sobre dos pensamientos disímiles, ahonda sobre los miedos sociales y los miedos propios, los miedos colectivos que se transformar en personales, los miedos íntimos que encuentran resguardo en los miedos sociales (y nos alivian a no sentirnos únicos y formar parte de un sentimiento democratizado), los miedos del exterior que también son del interior (y viceversa). Cabe destacar que el sustrato de la historia y su tema (la intolerancia, la exclusión…) merecen atención pero se da el caso que ‘Puerta abierta’ apela a un formato conceptual en su dramaturgia, enfatiza y subraya (incluida la música) las discordancias y busca, desde interpretaciones hieráticas y casi solemnes, lanzar su mensaje de tolerancia y entendimiento sobre otro. ‘Puerta abierta’ propone su visionado como un teatro necesario ante tiempos cargados de prejuicios y radicalidad, y acierta al situar dos personajes opuestos para explorar esos territorios, pero se desequilibra ante un juego escénico e interpretativo que acaba deshilvanado sus intenciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.