Podem y organizaciones ecologistas piden un nuevo PGOU que preserven las áreas verdes que quedan en Godella

712

El 5J, Día Mundial del Medioambiente, sirvió de reunión en Godella en un acto organizado por Podem a distintas asociaciones ecologistas de la comarca. El acto estuvo moderado por la concejala de Unide Podem-EU de Godella, Irene Ferré.

La Coordinadora per la Protecció de Les Moles de Paterna fue la primera en intervenir y explicar su andadura, que empezó con la unión de más de 30 colectivos con el objetivo común de “preservar uno de los últimos parajes verdes del área metropolitana de Valencia, amenazado por un megacentro comercial”. Destacaron la necesidad de su conservación tanto por su riqueza arbórea, su flora y fauna, como de espacio de ocio y pulmón natural próximo a la capital.

La importancia del activismo se puso de manifiesto en la siguiente intervención, con la experiencia de una de las co-fundadoras de Salven el Botànic, Coordinadora Horta Sense Autovia  o Salvem el Cabanyal, entre otras.

Las asociaciones de Godella ocuparon los siguientes turnos de intervenciones. Godella en lluita contra les inundacions i en defensa del Mediambient insistió en la necesidad de preservar el territorio y cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible “que marca la Agenda 2030. La creciente construcción de viviendas en Campolivar sobre todo, está reduciendo la masa arbórea de manera escandalosa, sin que el ayuntamiento regule al respecto”.

‘Salvem la Torre del Pirata. Pulmón verde de Godella’ centró su intervención en la defensa de esa parte de territorio que es uno de los dos parajes que quedan verdes más importantes en el municipio. Con una importante masa arbórea y fauna y flora similar a Les Moles (de hecho hay propuestas de un gran anillo verde desde el Parc del Turia al Barranc del Carraixet y la Sierra Calderona), este paraje en peligro de extinción ha movilizado a un importante y activo colectivo que ya ha iniciado una batalla judicial contra el Ayuntamiento de Godella.

Finalmente, la intervención de Salvem Godella se centró en la necesidad de un nuevo plan general para el pueblo al considerar que “las normas con las que se mueve el urbanismo con un plan de 1990, pensado para 8 años y que sigue aún vigente, demuestra que el gobierno municipal no tiene interés en mejorar las cosas. Ni las amenazas de expropiaciones, ni las moratorias que han aliviado los plazos, ni las reiteradas promesas sobre su inicio, ni el aumento en el presupuesto municipal que han supuesto las ayudas por la pandemia han hecho cambiar su postura sobre el futuro del desarrollo urbano de Godella. Subrayaron que urge aprovechar las subvenciones europeas para redactar un nuevo Plan que permita afrontar los retos del cambio climático”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.