Pesadilla en el Mediterráneo

Ya no recordaba cuándo había sido la última vez que había sentido el impulso de sonreír. Quizás tres años atrás, aquel día en el que su padre la había presentado al resto del poblado como una nueva mujer, acabado el tiempo de la infancia. Tenía 11 años. Después llegaron tiempos...