Las rocas del Corpus estarán expuestas en la Estación del Norte mientras se rehabilita la casa de la calle Roteros

32

Personal especializado supervisará el proceso de traslado de las rocas a la Estación del Norte, donde se expondrán durante los seis meses que durará la rehabilitación del inmueble del siglo XV en el que se guardan, localizado en la calle Roteros. La terminal acogerá una muestra sobre su origen y la importancia de la fiesta del Corpus en la ciudad. Este lunes han empezado los trabajos de restauración de la Casa de las Rocas, con una inversión de algo más de 290.000 euros. Ente el 4 y 5 de abril se efectuará el transporte de las figuras y elementos simbólicos en horario nocturno. En algunos casos, se tienen que desmontar por sus dimensiones.

Concretamente, las rocas que se desplazarán a la terminal son las de Sant Cristòfol, la Barca de Sant Nicolau, la Mare de Déu dels Desemparats, la Trinitat, la Fe, el Sant Calze, las Àguiles, el Bestiari, los Gegants, los Cavallets y los Caps de Nano. Tal como han explicado la concejala de Gestión de Recursos, Lluïsa Notario, y el concejal de Cultura Festiva, Carlos Galiana, la exposición, bajo el título “Las rocas de València en la Estación del Norte”, persigue un doble objetivo. Por un lado, que ninguna figura o elemento sufra daños durante las obras. Por otro, poner en valor la fiesta del Corpus, “profundamente arraigada en la historia de la ciudad”. El traslado está autorizado y vigilado por la Dirección General de Patrimonio de la Conselleria de Cultura.

Las figuras históricas de Sant Miquel, la Diablera, la Puríssima, Sant Vicent, València y la Flama pasarán de la Casa de las Rocas al espacio vecino del Museo del Corpus. La única carroza que continuará en el inmueble del siglo XV es la de Sant Joan de Ribera.

La edila Lluïsa Notario ha explicado que la intervención de la Casa de las Rocas “pretende recuperar y poner en valor el inmueble de la manera más respetuosa posible, atendiendo a los orígenes y todas las intervenciones que se han hecho a lo largo del tiempo”.

El Museo del Corpus-Casa de las Rocas es un inmueble de propiedad municipal conformado por dos áreas conectadas: la Casa de las Rocas (siglo XV) y el edificio del Museo del Corpus (siglo XVIII). La construcción de la Casa de las Rocas fue ordenada por Pedro el Ceremonioso entre los años 1435 y 1447, con el fin de guardar las rocas y los objetos que acompañaban la procesión del Corpus. De hecho, en su fachada destaca la enorme puerta por donde salen las rocas.

El año 2019, y ante la sospecha de que el inmueble pudiera sufrir daños estructurales, se decidió cerrar el espacio por razones de seguridad. “Y hemos aprovechado para hacer una rehabilitación de este espacio tan emblemático de nuestra ciudad, que mejorará considerablemente las condiciones de conservación de las rocas”, ha explicado Notario.

 

Los detalles de la intervención

La intervención prevista incluye tratamiento de humedad en los muros perimetrales y pilares; la actuación sobre la estructura y el entramado de madera; el recrecido de alféizar perimetral de la claraboya; la actuación en cubiertas inclinadas; las mejoras en el sistema de evacuación de aguas pluviales; la rehabilitación de la fachada; trabajos de carpintería; instalación eléctrica; instalación de iluminación, y tratamiento contra agentes xilófagos, entre otras previsiones.

 

Espacio museográfico

Por su parte, el regidor de Cultura Festiva, Carlos Galiana, ha recordado que el Museo del Corpus fue reconocido como espacio museográfico por la Conselleria de Cultura en 2018, y ha subrayado la adecuación efectuada, con elementos audiovisuales, información en nueve idiomas, y otras iniciativas, que han consolidado su proyección.

Además, ha indicado el regidor, el Ayuntamiento ya ha actuado también en la rehabilitación de algunas de las rocas históricas, como las de Sant Miquel, València, la Puríssima o Diablera, y se prevé continuar con esta tarea una vez concluyan los trabajos sobre el inmueble.

 

Rehabilitación arquitectónica

La rehabilitación de la Casa de las Rocas es “una intervención más de todas las que estamos impulsando desde el mandato anterior para rescatar y preservar nuestro patrimonio arquitectónico, especialmente en casos como este, tan arraigados a la cultura de nuestra ciudad”, ha subrayado la regidora de Gestión de Recursos.

El Ayuntamiento puso en marcha en 2015 el plan de intervención en edificios con valor patrimonial y social, que ha permitido invertir más de cuatro millones de euros en este ámbito, con acciones como la rehabilitación de la Casa del Senyor de la Alquería del Moro, el chalé de Aben Al-Abbar o la Casa Natalicia de Sant Vicent Ferrer. Asimismo, se han realizado tareas, estudios e investigaciones arqueológicas previas a proyectos de rehabilitación como el de la Alquería Falcó, o trabajos de consolidación o mantenimiento como los de la Alquería Gaspar Bono. “Hasta ahora —ha concluido Lluïsa Notario— hemos realizado intervenciones en más de 20 edificios de la ciudad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.