Hábitos y consejos para estudiar en la universidad

0
222

La universidad supone un gran reto para muchos estudiantes. Una experiencia vital plagada de grandes oportunidades y momentos únicos.

estudiar universidadAhora bien, entrar a formar parte de esta institución también implica tener que hacer frente a exámenes y trabajos que en ocasiones pueden ser complejos.

Es por ello que, ante la cuestión sobre cómo estudiar mejor, desde la Universidad Isabel I ofrecen pautas y consejos para más rápido y de manera eficiente:

  • Crear una rutina. Es conveniente estudiar siempre a una hora determinada y en un lugar concreto. Esto ayuda a generar un hábito.

Tener esta costumbre es una buena forma de aprender paulatinamente.

En este sentido, tratar de memorizar en un corto espacio de tiempo una materia extensa, no es una buena idea. Los conocimientos no se almacenan adecuadamente en la memoria, por lo que al poco tiempo se puede olvidar todo.

  • Pausas puntuales. Lo que recomiendan los profesionales es estudiar de manera ininterrumpida durante una hora u hora y media. Una vez transcurrido este tiempo hay que hacer un pequeño descanso de aproximadamente diez minutos.
  • Esquemas y resúmenes. Aunque está muy extendida la idea de subrayar, como forma de estudio, lo cierto es que no está demostrada su eficacia.

Lo más adecuado es sintetizar ideas en esquemas y resúmenes. Este tipo de formatos sirven para facilitar la comprensión de ideas.

  • Estudiar en voz alta. Recitar un temario determinado en voz alta ayuda a su memorización. Está demostrado que al ejercitar nuestras vías auditivas también se fomenta la creación de nuevos enlaces en la memoria.

Depender sólo de la memoria visual no siempre es lo más aconsejable. Es por ello que servirse del oído puede llevarnos a obtener mejores calificaciones.

  • Simulacros de exámenes. Esta es una técnica empleada por muchos opositores debido a su alta efectividad.

Realizar autoevaluaciones de forma periódica es una buena manera de saber cuáles serían nuestros resultados en una prueba oficial. Además, es útil para identificar los temas que es preciso reforzar.

También hay que valorar los factores externos. Éstos pueden favorecer o mermar el rendimiento. Algunas consideraciones a este respecto:

  • Nada de música. Hay determinadas canciones que nos pueden desconcentrar. Es por ello que lo más conveniente es olvidarse de cualquier melodía. Sólo hay una excepción: la música clásica.

Un estudio realizado a niños de entre 10 y 12 años llegó a la conclusión de que la música, en la mayoría de los casos, empeoraba el rendimiento cognitivo de los pequeños.

  • Apagar el móvil. Las redes sociales o el WhatsApp son un gran foco de distracción. Es por ello que conviene apagar el móvil o dejarlo en silencio lejos de nuestra zona de estudio.
  • Entorno tranquilo y ordenado. Así nos centraremos solo en aprender y evitaremos distraernos con cualquier otra cosa.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.