El municipalismo debe ser una prioridad para el nuevo Gobierno del PSOE

3083

El PSOE celebra su 39 Congreso Federal con el rediseño de su modelo de partido y con la aprobación de un proyecto político europeísta, feminista, ecologista, claramente social, de izquierdas… Y municipalista. Sí, también municipalista. Las resoluciones del congreso federal dejan clara la apuesta del PSOE por el municipalismo como ‘espacio básico de desarrollo de la socialdemocracia’. Apenas un año después tenemos la posibilidad, y la obligación moral, de cumplir desde el Gobierno de España con nuestros compromisos políticos con el municipalismo.

Puede que los problemas del mundo local, los problemas que sufrimos cada día las alcaldesas y alcaldes para velar por el bienestar de la ciudadanía, sean menos conocidos. Las demandas de los Ayuntamientos no copan titulares como sí lo hacen los problemas de infrafinanciación autonómica, como el que sufre la Comunitat Valenciana. Pero la realidad es que necesitamos con tanta urgencia como la mejora de la financiación autonómica, la mejora de la autonomía y financiación local.

La ciudadanía necesita de forma urgente que el nuevo gobierno adopte acuerdos que fortalezcan a los municipios y la autonomía local. Y en esta apuesta por el municipalismo resulta prioritario derogar la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local. Exigimos el fin de la aplicación de esta ley porque lo necesita la ciudadanía. Necesitamos invertir el superávit en mejoras sociales, que se flexibilice la regla de gasto y la tasa de reposición. Necesitamos que se restituya la autonomía de los gobiernos locales para gobernar y destinar los recursos locales al bienestar social de la ciudadanía.

Escribía Sun Tzu en el Arte de la Guerra que “los que no recurren a los guías locales no podrán obtener ventajas del terreno”. Los alcaldes y alcaldesas conocemos los problemas ‘del terreno’ porque desde la proximidad trabajamos cada día en soluciones para alcanzar mayor bienestar social para nuestra ciudadanía. Y lo hacemos desde la calle, desde el terreno, desde la escucha directa a la ciudadanía. Por ese conocimiento del terreno que tenemos sabemos que será difícil lograr avances en un estado más social sin mejorar las competencias y financiación de quienes venimos garantizando ese progreso durante los peores años de la crisis: los ayuntamientos.

El nuevo gobierno tiene muchas urgencias sociales que atender, pero sin reforzar el municipalismo se aventura complicado lograr una sociedad socialmente más justa e igualitaria. Son los gobiernos locales los que han impulsado planes para atender a los menores en situación de riesgo, los ayuntamientos han apostado por la protección de las mujeres víctimas de la violencia de género, los consistorios han apostado por luchar contra la pobreza energética y los desahucios. Hemos sido los ayuntamientos los que en los peores años de la crisis hemos mantenido contra todo, y contra todos, el estado de bienestar social.

Los sacrificios impuestos por el PP han sido terribles y el mayor ataque al municipalismo vino de la mano de la Ley de Racionalización Local, por eso debe ser prioritario para el nuevo gobierno derogarla. Es una deuda pendiente con el municipalismo. Ese debería ser el primer gran gesto del nuevo gobierno con el municipalismo: derogar la Ley que nos arrebató autonomía y nos impuso la tutela del estado.

Necesitamos competencias y financiación para seguir construyendo ciudades que luchen por la igualdad real, que protejan a la infancia y a las familias en riesgo de exclusión, que impulsen planes de formación y empleo, ciudades que luchen contra la violencia de género, ciudades que protejan su medio ambiente y patrimonio, que garanticen la participación ciudadana y que ofrezcan mecanismos para el envejecimiento saludable y activo de sus mayores.

Necesitamos recuperar la autonomía local y lograr más y mejor financiación para seguir construyendo desde el ámbito local nuestro modelo de ciudad y de Estado: aquel que tiene a las personas en el centro de todas sus políticas. Es el espíritu que inspiró el 39 Congreso del PSOE, y el que tras los primeros gestos inspira al Gobierno de Pedro Sánchez. Este debe ser el momento de los municipios y debemos ser capaces de ‘obtener ventajas del terreno’ para alcanzar las máximas cotas de bienestar posibles para la ciudadanía. Los municipios hemos sido vanguardia de la protección social, y necesitamos que el Gobierno nos facilite las herramientas para seguir al frente de las políticas de bienestar.

Rafa García | @rafa_Burjassot | alcalde de Burjassot

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.