Aarón Cano presenta la nueva Ordenanza de Convivencia de València como “herramienta efectiva contra el botellón”

417

La nueva ordenanza de convivencia actuará en aquellas situaciones punibles que se escapan al ámbito judicial. Tiene un marcado carácter preventivo y pretende ser útil en temas como el racismo, la xenofobia y la diversidad. En este tipo de acciones la ordenanza recoge sanciones que pueden llegar hasta los 3.000 euros. Esta es la principal novedad de la nueva ordenanza que ha presentado el concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, que también incide de manera especial en la mediación, “porque creemos en la mediación como forma de afrontar los conflictos, ya que, especialmente durante la pandemia, la mediación ha demostrado ser un arma muy efectiva, que ha resuelto de manera favorable entre el 70% y el 80% de los conflictos en los que se ha utilizado esta vía” ha afirmado Cano.

El borrador de la nueva Ordenanza de Convivencia va a permitir a la Policía Local denunciar a las personas que generen problemas de convivencia en la calle. El concejal ha destacado, “que se va a convertir en una herramienta muy útil para acabar con los problemas de convivencia  que genera el botellón”. Según Cano “podíamos haber cogido el camino fácil y haber establecido sanciones que no iban a tener ningún recorrido legal, pero queríamos que esta ordenanza fuese una herramienta útil para la Policía Local y otros servicios del Ayuntamiento, para poder sancionar de manera efectiva estas acciones”. La ordenanza prevé sancionar a quienes convoquen los botellones a través de redes sociales, y a quienes interrumpan el descanso de los vecinos. El texto establece, de hecho, que los agentes podrán sancionar “las actividades de ocio no autorizadas con actos de consumo de bebidas alcohólicas o no alcohólicas y otros productos como alimentos por grupos que alteren la pacífica convivencia ciudadana o el descanso de los vecinos”.

La nueva ordenanza de convivencia pretende que las sanciones relativas al botellón sean compatibles con el resto de normas autonómicas y estatales, por ello “no podíamos prohibir el consumo de alcohol en la calle, y hemos elegido la vía de las molestias y la convivencia. Hemos creado la herramienta que necesitamos para combatir el botellón”, ha subrayado Cano.

También actuará mediante la educación, la sensibilización y la información “porque la educación es un arma muy potente para modificar conductas” ha remarcado el concejal de Protección Ciudadana.

La ordenanza tiene un capítulo dedicado a los actos vandálicos, que introduce como novedad la posibilidad de sancionar a quienes dificulten el trabajo a los servicios de emergencia, o a quienes utilicen las instalaciones deportivas fuera de los horarios establecidos por la Fundación Deportiva Municipal, un asunto que en palabras del concejal “genera molestias a los vecinos, que queremos atajar”.

Otra de las novedades consiste en la protección contra el acoso callejero  que sufren las mujeres. Faltas que aunque no tengan la consideración de delito, a través de esta ordenanza se podrán catalogar como falta muy grave, y podrán acarrear una sanción de hasta 3.000 euros. La ordenanza también tiene un apartado dedicado a las sanciones por realizar las necesidades fisiológicas en la calle, con infracciones de hasta 750 euros, y otro dedicado a las deposiciones y micciones de las mascotas en la calle, con sanciones del mismo importe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.