Nuevas áreas de gobierno para recuperar la confianza: desde la transparencia hasta la diversidad sexual

0
116

Alaquas-nou-governo-municipal2015 se ha convertido para muchos en el ‘año del cambio’, un cambio que ha empezado con los colores de muchos gobiernos municipales y autonómicos y donde los ‘nuevos’ pretenden liderar una revolución en la forma de hacer política. Lo han pedido los ciudadanos, argumentan, y para constatarlo, han comenzado estableciendo sus intenciones en forma de concejalías y áreas de gobierno novedosas.

En los municipios de l’Horta, los nuevos gobiernos municipales han incluido áreas de gobierno que, aun con diferentes nombres, comparten un mismo fin: cerrar las brechas abiertas entre los políticos y la ciudadanía.

Transparencia, Participación Ciudadana, Gobierno abierto, incluso, Gobierno compartido. Son diversos los nombres con los que las diferentes corporaciones quieren dar forma a un compromiso tácito adquirido durante la campaña electoral: contar con la ciudadanía, mantenerla informada, evitar casos de corrupción, amiguismo o nepotismo y gestionar el dinero público en base a criterios sociales.

En algunas localidades, han sido los propios alcaldes quienes han asumido parte de esta tarea. Elvira García, en Alaquàs, gestionará Transparencia, Participación Ciudadana y Gobierno compartido; también socialista, Rafa García, en Burjassot, se encargará de la Transparencia de su gobierno y de la Participación de sus vecinos al igual que el popular Juan Ramón Adsuara, en Alfafar, que se ha reservado las competencias en Transparencia.

gobierno abierto
Diagrama teórico de los componentes necesarios para un Gobierno abierto.

El intento de recuperación de la confianza del pueblo en la política ya ha puesto las bases: gestión transparente con la publicación de todas las decisiones en forma de decretos de alcaldía o acuerdos plenarios, de todos los datos económicos como presupuestos o retribuciones de concejales y cargos de confianza y de todos los procesos de solicitud de ayudas, empleos públicos, etc; mecanismos de consulta a los vecinos sobre diferentes cuestiones de la gestión municipal; organización municipal permeable, comunicativa y accesible.

Una estrategia que requiere de un importante aliado como son las nuevas tecnologías que permiten tanto informar de manera más cercana, rápida y selectiva como una comunicación recíproca con los ciudadanos, es decir, una mayor y más sencilla Participación Ciudadana.

En Catarroja, su alcalde, Jesús Monzó, de Compromís, explica que la Participación Ciudadana es una promesa electoral que llevaban en sus programas los tres grupos que forman el Gobierno municipal: Compromís, PSPV y Guanyem Catarroja: Acord Ciutadà.

El primer edil de Mislata, Carlos Fernández Bielsa, que ha delegado el área de Gobierno abierto y Ciudadanía en Toni Arenas, señala que, con esta nueva concejalía, su equipo seguirá “innovando en nuevas formas y modelos de participación ciudadana”.

Nuevas áreas de gestión

La irrupción de nuevos partidos o la llegada de sensibilidades más progresistas a los gobiernos municipales ha provocado que en esta legislatura se acuñen nuevas áreas de gestión centradas en aspectos recurrentes en los medios de comunicación y en el imaginario colectivo que, sin embargo, no tenían su reflejo en las instituciones.

Así, se pueden encontrar en la comarca de l’Horta nuevas concejalías como la de Diversidad Sexual que dirigirá la concejal de EU de Manises Pilar Gómez. Y es que la presencia de concejales activistas por los derechos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (LGTB) es más que testimonial en multitud de grupos políticos y gobiernos municipales.

Pilar Gómez, de Manises, también será la encargada de gestionar la nueva Concejalía de Memoria Histórica mientras que, en Catarroja, han creado la figura de la concejal de Desahucios que será la socialista Lorena Silvent. Un área donde se centrarán los recursos para atender a los ciudadanos que se encuentren en situación de perder sus vivienda.

Los cambios de gobierno han traído nuevas formas, al menos en teoría, de gestionar los recursos y de relacionarse con los vecinos en un intento de dignificar la política y ponerla en el lugar que merece como representante del pueblo. Sólo el tiempo dirá si las buenas intenciones se convierten en buenas gestiones y mejor calidad de vida para los ciudadanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here