Mislata estudiará si la vivienda de la que una fundación católica quiere desalojar a una familia podría ser propiedad municipal

El próximo 21 de abril está previsto el desalojo de la planta baja de la vivienda que Pepita comparte con su marido, su hijo y su nieta en Mislata. En concreto, son su hijo y su nieta los que habitan en la planta baja del inmueble. Una vivienda cuya propiedad parece corresponder a una fundación católica, vinculada al Arzobispado, que recibió la vivienda como última voluntad de su propietario legítimo. Sin embargo, en el pleno municipal de ayer, Pepita (Josefa Martí) y su abogado, acompañados de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas, plantearon la posibilidad de que esa vivienda fuera realmente propiedad del municipio.

Y es que, según declararon, el propietario legítimo, Fernando Balbastre, señaló que sus viviendas fueran destinadas a personas sin recursos. Por ello, cuestionaron al alcalde, en el turno de ruegos y preguntas del público, sobre si estaba dispuesto a tomar medidas para recuperar para el pueblo las viviendas de aquel ilustre vecino del municipio.

El primer edil, Carlos Fernández Bielsa, quien reiteró que tanto Josefa como su familia tienen las puertas de su despacho abiertas para hablar cuando lo necesiten y señaló que, hasta el momento, el Ayuntamiento sólo tiene constancia de que la propiedad de esa vivienda está en los tribunales y que se trata de un litigio entre particulares. Así y todo, Bielsa pidió a la familia que hiciera llegar al ayuntamiento toda la documentación de que dispusieran sobre la propiedad del inmueble para que sea estudiada por los servicios jurídicos del Ayuntamiento.

Según fuentes municipales, el alcalde se comprometió a “reclamar ante quien sea necesario” todo lo que legítimamente corresponda a los vecinos de Mislata. Mientras se estudia esa posibilidad, la PAH pidió a las autoridades municipales que colaboren para evitar el desalojo de esta familia el próximo 21 de abril.


 
 
 

Una Respuesta de Mislata estudiará si la vivienda de la que una fundación católica quiere desalojar a una familia podría ser propiedad municipal

  1. Ximet 7 de abril de 2016 en 23:01

    ¿Cómo que parece? Es una propiedad de la fundación, asi que no mareen. Además ¿va el ayuntamiento a poner los servicios municipales al servicio de todo el mundo que lo solicite?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *