Los vecinos deciden que el Parc del Poble a Ramón Fontestad de Rocafort sea sostenible y con usos compartidos

0
368

Entre las conclusiones generales, hablan de que el parque ha de ser unitario con espacios compartidos y no compartimentados. Donde los niños jueguen, los adultos puedan pasear y los jóvenes tengan lugares con diferentes posibilidades. Se busca un lugar donde se pueda disfrutar de la tranquilidad pero que también pueda acoger música y teatro.

Según quedó patente en el proceso de participación ciudadana, los vecinos consideran que el resto de parques del municipio están muy circunscritos a usos específicos y en este caso prefieren un lugar donde se puedan dar diferentes actividades.

Asimismo, el proyecto ha de ser una zona verde donde la vegetación sea el elemento con mayor presencia e importancia, una vegetación de gran tamaño para generar un ambiente de bosque y, en esa línea, también se concluye que la ciudadanía quiere un espacio sostenible, ya desde el proyecto de ejecución, utilizando materiales sostenibles y una vegetación adaptada a la climatología que no suponga grandes gastos de manutención. Y que también sea sostenible en el gasto en luz y agua, que este sea el menor posible y utilizando energías renovables.

Por último, señalan en las conclusiones que el parque incluya la señalización de las especies vegetales y de los elementos que puedan ayudar a una mejor comprensión tanto del parque como de su entorno. El espacio puede servir también como herramienta formativa para talleres de escolares y para formaciones profesionales en jardinería.

El proceso de participación también ha arrojado ideas más concretas sobre algunos elementos que la ciudadanía quiere que se incluyan en el parque como un paseo principal complementado con otros menores que permitan realizar diferentes itinerarios; que su construcción se haga por fases para garantizar su financiación; que los juegos infantiles, como el resto de actividades, estén integrado en el conjunto del parque y que estos sean juegos imaginativos y espacios que promuevan la actividad de los niños.

El arte, las exposiciones y la cultura en general deberán tener cabida en el futuro parque que, por otra parte, se vallará para garantizar su adecuado mantenimiento con seguridad. Las instalaciones deportivas serán a pequeña escala y más orientadas al juego que a la práctica real de deporte.

Por último, se incluyen como elementos fundamentales espacios de sombra (artificial o natural); servicio de cafetería, que deberá ser acotado (más bien un quiosco) y con posibilidad de compatibilidad con la zona de picnic y un anfiteatro para zona de música con posibilidad de cine al aire libre.

Además, el estudio concluye que se deberán estudiar las conexiones con el pueblo para garantizar una accesibilidad adecuada y “no necesariamente con una dotación de aparcamientos”. “En caso de acontecimientos de demanda por una actividad específica, las plazas de aparcamientos se derivarán a lugares planificados”, explican.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here