Quantcast

La música de Abba inunda Valencia con el estreno de Mamma mia!

No sé en qué debían estar pensando los suecos del grupo Abba cuando decidieron poner por título a una de sus canciones Mamma mia! Lo que seguro no podían imaginarse al hacerlo es que acabaría convirtiéndose en el título de un musical sobre sus canciones de éxito internacional y que daría la vuelta al mundo con múltiples adaptaciones hasta en 16 idiomas.

Mamma mia! da un salto desde las Islas Británicas –donde debutó por primera vez allá por el año 1999- y desembarca por tercera vez en Valencia (la última ocasión fue en 2011 en el Palacio de Congresos) para quedarse durante un mes sobre las tablas del Teatro Principal.

[Visita la galería de fotos de la premiere del espectáculo Mamma mia!!]

Se notaba que la de anoche era noche de estreno. Largas colas a la entrada del Principal, que prácticamente llegaban al final de la calle de Las Barcas, para ver la puesta de largo en Valencia de este musical consagrado en los escenarios españoles desde su estreno en nuestro país en 2004.

La adaptación del musical del West-End londinense, con libreto original de Catherine Johnson, plantea una divertida trama de enredo en una idílica isla griega bajo la excusa de una boda con tres posibles padres-padrinos, una novia en busca de su verdadera identidad (Sophie) y una madre a la que los acontecimientos le obligan a sumergirse en sus difuminados recuerdos de juventud, a veces dolorosos, otras románticos.

 

Con claros guiños y diálogos adaptados a la capital del Turia, simpáticos al espectador, el estreno de ayer sirvió sobre todo de termómetro y para calibrar la respuesta del público valenciano, el trabajo técnico de las 52 personas que operan entre bambalinas y la adaptación del elenco al escenario. Sobre las tablas el casting tardó en calentar motores y no fue sino hacia la mitad del espectáculo cuando consiguió transmitir ese nivel de energía que un musical tan frenético como éste requiere.  También le costó lo suyo al público, bastante parlanchín, arrancarse con algún que otro tímido acompañamiento de palmas.

Mamma Mia! de Abba en Valencia

Aún así resulta imposible no contagiarse del ritmo y la música más puramente Abba al oír las primeras notas del bajo y los teclados setenteros de temas como Gimme, Gimme, Gimme! o Voulez-vous. Destello de colores, juego de luces, licra y purpurina en los números más discotequeros en los que por destacaron los trajes con cristales de Swarovski de las actrices de las “Dynamos” (Nina, Eva Diago y Olga Hueso). No en vano cada uno de ellos cuesta aproximadamente unos 6.000 euros. Con el último tema, Waterloo, los espectadores abandonaron sus butacas y ya en pie acompañaron con bailes y palmas a los actores.

Junto a los actores más experimentados el peso de la obra recae indiscutiblemente sobre Nina, cuya experiencia y trayectoria profesional en el mundo del musical aporta la seguridad y la confianza que necesitan los actores más jóvenes del elenco. Sin duda se trata de una oportunidad única para ellos de aprender y afianzarse sobre las tablas: la proyección vocal de la catalana y su capaz interpretativa son un lujo.

440 ciudades, 60 millones de espectadores y una recaudación mundial que supera los 2 billones de dólares en taquilla. Son las cifras de escándalo de un musical que promete dar mucha guerra en Valencia desde ayer mismo y hasta el próximo 20 de noviembre.

[ Crónica para Hortanoticias de Marta Perez Ortiz |  ]


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *