La empresa Kamax logra un preacuerdo para flexibilizar el horario y mantener su planta en Museros

0
57

La empresa de tornillería para la industria del automóvil Kamax ha suscrito un preacuerdo con el comité de empresa para flexibilizar la jornada y el calendario laboral de los trabajadores y garantizar así la continuidad de la planta de Museros.
Según han informado fuentes de la empresa en un comunicado, esta propuesta evitará que la producción de esta planta se traslade a otros centros del grupo ubicados en Europa.

El acuerdo consiste en una serie de medidas que permitirán ajustar la capacidad productiva de la factoría de Museros a las necesidades del mercado.

Entre ellas destaca la implantación de una “cuenta de horas” para cada empleado con el fin de incrementar y reducir las horas de trabajo en función de la carga de producción, sin que ello afecte al salario fijo de los trabajadores.

Se trata de un mecanismo que permite a la empresa administrar las horas de trabajo de sus empleados, de manera que pueda compensar los periodos de mayor producción con los de poca carga, sin necesidad de acudir a las horas extras ni cancelar contratos o recurrir a expedientes de regulación de empleo.

El preacuerdo incluye también una nueva regulación del calendario laboral con el objetivo de optimizar los periodos de descanso de la plantilla, formada por 255 trabajadores, y distribuir la producción durante el año en función de los requerimientos de los clientes.

Según apuntan desde la empresa, la planta de Museros disminuyó sus ventas en un 40 por ciento en 2009, debido a que, aseguran, se halla en desventaja geográfica y logística respecto a las otras cinco factorías europeas de Kamax.

Si el preacuerdo es validado finalmente, la empresa se compromete a implantar el proyecto KPM para la mejora de las condiciones de trabajo y a aportar nuevos pedidos por un total de 2, 9 millones de euros, que supondrían un incremento del 10% de la carga de trabajo.

La propuesta cuenta con el respaldo de la Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana (FEMEVAL) y de los sindicatos CCOO y CSI·F, que se han reunido con la dirección y el comité de empresa de Kamax.

El presidente de FEMEVAL, Vicente Lafuente, ha destacado que la iniciativa de Kamax debe servir como ejemplo para otras empresas en una situación similar, ya que “lejos de esperar ayudas procedentes de fuera, el acuerdo entre trabajadores y empresa es el que ayudará a resolver y salir de la actual situación”.

Por su parte, el secretario general de CCOO PV, Francisco Molina, ha indicado que el sector del metal está necesitado de ajustes y ha apuntado que tienen que ser las propias empresas y sus trabajadores quienes logren acuerdos de mejora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here