Ribó exige aumentar el peso de los criterios medioambientales en la licitación para la nueva terminal de cruceros del Puerto de València

307

Los criterios de carácter medioambiental y sociolaboral tendrán mayor peso en el pliego de bases y condiciones para la construcción y explotación de la nueva terminal de pasajeros del Puerto de València. Esta ha sido la condición que ha puesto el alcalde de València, Joan Ribó, sobre la mesa del Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de València, que se ha reunido esta mañana. En virtud de la propuesta municipal, la valoración de estos elementos pasa ahora del 4% al 20%.

Además, el peso de los aspectos de carácter sociolaboral también se ha incrementado, tal como ha defendido el Ayuntamiento, y pasa del 4% al 5%, según ha explicado el alcalde al final de la reunión.

Destacan también las propuestas de eficiencia energética que Joan Ribó ha planteado de cara a la redacción de las bases de licitación de la nueva terminal de cruceros como, por ejemplo, la habilitación de placas fotovoltaicas en los tejados del edificio (no solo que la instalación esté preparada, sino que se ejecute) así como que los nuevos aparcamientos incluyan una zona de recarga para vehículos eléctricos. Así mismo, ha reclamado la necesidad de elaborar un Plan de Residuos, aspecto que también ha quedado contemplado. «Y una condición muy importante desde el punto de vista de la sostenibilidad: que los nuevos edificios que se hagan sean de consumo cero, esto es, neutros de emisiones contaminados», ha añadido el alcalde.

Ribó ha recordado que la concesión de la futura terminal «tendrá una duración de 35 años, ampliables a 50, y en todo ese tiempo nos encontraremos con un cambio de sistemas y un proceso de descarbonización de gran envergadura que tenemos que anticipar», ha afirmado. El alcalde ha destacado que la propuesta final, que incorpora los criterios del Ayuntamiento, «conjuga los intereses de la ciudad en cuanto a los aspectos medioambientales, de sostenibilidad y criterios sociolaborales, y los intereses del Puerto de disponer de una nueva terminal de cruceros».

El pasado mes de diciembre, el alcalde Joan Ribó ya avanzó la postura del Consistorio respecto al peso de los diferentes elementos a valorar en las propuestas de las empresas que optan al proyecto de la terminal. Durante la reunión del Comité Asesor del Puerto de València (conocido como Comisión Puerto-Ciudad) el alcalde manifestó que la llegada de cruceros en València tenía que estar «condicionada a la instalación de una estación eléctrica que permita a los barcos apagar sus motores mientras estén atracados en el Puerto de València».

En este mismo sentido, el alcalde ha vuelto a mostrar su preocupación por asegurar el menor impacto medioambiental para la ciudad y, por lo tanto, la necesidad de que las propuestas que optan a la adecuación de esta nueva infraestructura incluyan un plan medioambiental y de responsabilidad social corporativa. Entre las exigencias que el Ayuntamiento ha planteado está la inclusión en las bases de la obligatoriedad que el edificio dispongo de placas solares, así como un número suficiente de puntos de recarga eléctrica. Además, ha añadido el alcalde, tiene que ser un edificio neutro en emisiones, (es decir, de consumo cero), y disponer de un plan de eficiencia energética, y de un plan de residuos.

«En definitiva, queremos que los criterios medioambientales se valoren al mismo nivel que se valora el plan de negocio o que la propuesta económica», ha concluido Joan Ribó. La nueva estación se situará en los antiguos terrenos de Unión Naval de Levante, respetando los edificios catalogados como históricos por la Cátedra Demetrio Ribes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.