Pepe Viyuela: “El humor nace justo en lo más difícil de nuestra existencia”

421

Pepe Viyuela es un actor muy reconocido por su trabajo en televisión y cine. Series como ‘Aida’, ‘Olmos y Robles’…, y películas como ‘Mortadelo y Filemón’ y ‘Di que sí’ lo situaron entre los rostros más populares del humor y la interpretación pero…, Pepe Viyuela escapa a los roles y los encasillamientos; además de actor, es escritor (en 2003 publicó la novela ‘Bestiario del circo: el vientre de la carpa’), licenciado en Filosofía y Bellas Artes, es miembro de ONG Payasos Sin Fronteras y, junto a ello, tiene tiempo para el compromiso político y social.

Ahora, y cosechando éxitos en su nuevo papel, llega a Valencia con la afamada ‘Esperando A Godot’, de Samuel Beckett (del 19 al 23 de febrero en el Teatro Olympia) dando vida al personaje de Estragón. A punto de estrenar la obra, Viyuela nos comenta su papel en la obra y su pasión por el arte del clown.

Pepe Viyuela en un momento de la obra.

Hortanoticias: Supongo que abordar un clásico como ‘Esperando a Godot’ siempre es un reto para un actor, especialmente cuando el espectador ya ha tenido muchas y variadas referencias, ¿verdad?

Pepe Viyuela: Claro, claro. Te lo iba a decir al inicio de tu pregunta. Concretamente con Samuel Beckett y su ‘Esperando a Godot’ hablamos de una de esas obras soñadas por todos. Curiosamente es el texto más representado del siglo XX pese a haberse estrenado a mediados de siglo. Eso quiere decir que tiene el suficiente atractivo como para que uno desee hacerla, incluso ahora que la estoy haciendo estoy seguro que cuando acabe la gira la echaré de menos y me encantaría, a ser posible, repetir de aquí a unos años la experiencia de repetirla y…, porque no, cambiar de personaje. Quizás, en vez de volver con Estragón meterme en la piel de Vladimir o de cualquier otro porque…, es todo un viaje esta función tanto para los intérpretes como para el público, es todo un viaje fantástico y riquísimo en sugerencias, en imágenes…, yo en cada función descubro nuevas cosas y cada vez me apetece más seguir y…, afortunadamente tenemos por delante una gira muy larga.

H.: Para un actor que viene del universo del clown y el humor meterse de lleno en el teatro del absurdo es todo un regalo, además tú ya habías trabajado en ‘Rinoceronte’, de Ionesco, así que te sentirás cómodo con estos papeles.

Viyuela dando vida al personaje de Estragón.

P.V.: Francamente, me encuentro muy, muy, muy cómodo. Es un espacio…, sobre todo en esta experiencia con Godot, el director Antonio Simón ha querido utilizar mucho todo el bagaje que he ido acumulando a lo largo de los años trabajando como payaso porque en la obra de Beckett hay muchísimos signos y elementos de humor relacionados con este tipo de ejercicio, es decir el del clown y el payaso que…, siempre trabaja desde esa perspectiva absurda pero…, no más absurda que la propia vida y en cuyos reflejos uno encuentra reflexiones muy profundas, el público se da cuenta que lo que dicen y hacen los personajes, más allá de provocar humor, hay una cantidad de preguntas y referencias a nuestras propias vidas, a la historia contemporánea, al sentido de la existencia, al vacío, a la explotación del hombre por el hombre, a la guerra, a la represión…, en fin, hay tantas cosas que viendo ese panorama uno se pregunta dónde está el humor pero…, creo que el humor nace justo en lo más difícil de nuestra existencia, cuando necesitamos sobrevivir y como una herramienta para seguir viviendo y sobreponerse a las dificultades y seguir impulsándose para a delante.

H.: Precisamente ‘Esperando a Godot’ mete el dedo en la llaga en la angustia humana, en el vacío existencial para demostrar que el absurdo da mejores respuestas que lo entendemos como realidad de vida, ¿lo ves así?

P.V.: Sí, sí, claro. En la obra, estos personajes perdidos en ese escenario vacío, en esa nada, en ese espacio donde nada ocurre, en el que se espera la llegada de alguien misterioso que nadie es capaz de identificar y…, que ni ellos mismos saben de quién se trata pues…, ¡qué quieres que te diga! No hay nada más atractivo para mí que esa ambigüedad en la que lo deja todo Beckett lo y en la que uno pueda nadar y buscar sentido y sinsentido a cada una de las frases. Es un texto brillante, muy limpio.

H.: Llevas más de veinte años haciendo teatro pero el público en general te conoce por tu faceta de actor cómico tanto en cine y en televisión, ¿hay alguna respuesta de sorpresa al verte en roles dramáticos por parte del público?

P.V.: No tanto, no te creas. Mira, la gente tiene criterio suficiente y sabe ver las distintas facetas de la interpretación y el trabajo actoral. Hay casos de púbico que puede acudir a ver ‘Esperando a Godot’ y no sepa de qué va la función y crean que es una obra humorística pero… Creo que la mayor parte de la gente sabe y el reclamo fundamental de esta función no es Pepe Viyuela sino la propia función y Samuel Beckett. Creo que el noventa por ciento del público ya sabe lo que va a ver y…, supongo que le resultará atractivo, en algunos casos, ver cómo encaro el personaje y lo que ofrezco en escena.

Viyuela en ‘Esperando a Godot’.

H.: Tengo la sospecha que te sientes un hombre muy vinculado al teatro, muy pegado a las tablas, ¿te sientes más cómodo encima de un escenario que trabajando en la televisión o el cine?

P.V.: Sí, creo que mi espacio natural es la escena. No tengo ninguna duda. Yo cada vez que emprendo una aventura teatral, desde los ensayos en otro lugar distinto, en otro mundo de emociones. El recorrido y el proceso teatral es muy enriquecedor. Es un proceso de cocción lento, en el que tienes tiempo para ensayar, para informarte, para documentarte, para leer, para compartir y…, luego el día a día de una función te permite ver cómo va cambiando, tú mismo vas descubriendo cosas nuevas en la función y…, se va renovando cada día aunque uno siga la partitura del director. En el cine y en la televisión no digo que me lo pase mal, ni reniego de ellos, son otros formas de interpretar, pero no disfruto tanto como cuando me expongo en la escena. Cuando trabajo en cine o televisión doy lo mejor de mí pero tras terminar una escena o toma deja de pertenecerme, ya no participo en el resultado y.., en cambio en una función teatral tengo un contacto directo con el público y cada día es una representación diferente y un ida y vuelta con la gente que acude a la sala muy distinto al del trabajo con imágenes. Me siento más vivo frente al público. Si tuviera que elegir, y tengo la suerte de trabajar en los tres medios, elegiría el teatro sin dudar.

H.: Siempre reivindicaste la figura del payaso y…, es interesante comprobar que un actor con tu trayectoria haga gala de su formación como payaso. Es todo un gesto poner el universo de los payasos en una destacada línea de la interpretación.

P.V.: Gracias. Desde luego, si lo hago es por puro agradecimiento a esa técnica, a ese personaje, a esa experiencia profesional y…, muy vivencial que tiene que ver con la vocación. Hace poco hablaba con una compañera, que también es payasa, la importancia que debería tener o, lo bueno que sería que algunos estudiantes de teatro tuvieran una experiencia relacionada con el mundo de los payasos y…, aunque no te dediques a él, sí que te proporciona una visión distinta de lo que supone la interpretación. Creo que como experiencia interpretativa y profesional para los actores debería ser casi una asignatura obligada y…, que conste que estos de las obligaciones no va conmigo y menos desde el punto de vista de un payaso. Creo que merece la pena invitar a los actores y a todo el mundo a descubrir esta faceta.

H.: Pepe, mil gracias por atendernos y mucho éxito con la obra en nuestra ciudad.

P.V.: Gracias a vosotros y ha sido un verdadero placer.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.