Pepe Monserrate: “Nuestra consciencia es creadora y transformadora”

0
302

Volcado en sus esculturas y creaciones artísticas, Pepe Monserrate acaba de publicar ‘Elévate’ (Planeta, 2019), un libro (“una herramienta” diría su autor) que a partir de una serie de ejercicios y prácticas diarias sirve como base para el crecimiento y la transformación personal.

Pepe Monserrate con una de sus instalaciones escultóricas.

No es un libro de autorrealización al uso, ‘Elévate’ plantea objetivos, metas y etapas para crecer y mejorar en cada apartado de la vida. Para Moserrate, quizás por su condición de escultor, el lector es el constructor de su propia vida y como tal debe ser el artífice de dicha creación para su desarrollo vital. El libro es muy práctico y pedagógico y cuenta con muchas ilustraciones y la posibilidad, varias páginas así lo indican, de hacer anotaciones en los diferentes capítulos para mejor y transformarse día a día.

Pregunta: ‘Elévate’ se presenta como una guía, una herramienta de transformación personal. ¿Transformase significa también realizar un viaje de transformación interno?

Respuesta: Sí, sí, desde luego. Pasa por ahí el cambio. Estás cosas suponen un inicio, un componente de valor iniciático. Además…, son caminos muy bonitos que una vez los inicias ya no los dejas. Incluso yo, cuando he creado esta herramienta, no he dejado de utilizarla para generar un cambio. Verás que el logotipo, de la portada del libro, es una especie de chispa con una llama y busco que esa chispa encienda una hoguera y nunca se apague. Esa es, un poco, la imagen que tenía en la mente para transmitir un deseo de cambio, de transformación tanto interno como externo.

Portada del libro.

P: El libro es una propuesta a mejorar día a día y veo que recomiendas, entre las herramientas a utilizar, la utilización de frases creadoras, ¿son las afirmaciones y las frases motivadoras impulsaras del cambio y la transformación?

R: Sí, por supuesto.  Lo que yo digo es que es una herramienta de transformación personal para utilizar cada día y donde el autor es cada uno. Yo realmente no soy el autor de la transformación de  cada uno, soy el creador de la infraestructura, yo pongo los cimientos  y cada uno es el autor de su construcción. En el momento en que tú haces un parón para reflexionar y pensar, exactamente, qué es lo que quieres en tu vida; por qué lo quieres, que eso sirve para anclar más profundo  y que al primer revés no te vengas abajo; analizas los obstáculos y luego piensas en los posibles primeros pasos que darías para superar esos obstáculos, de alguna manera, en el momento en que ya estás poniendo eso que quieres blanco sobre negro, estás empezando a crearlo; porque ya tu atención la has obligado a ponerla en algo que quieres en un momento concreto. Por tanto, desde el momento que ponemos la atención sobre algo que queremos, ya estamos empezando a crearla, ya la estamos acercando hacia nosotros; porque la atención, para mí, es la primera etapa de lo que intenta se exhibir. Dicen que el activo más importante que tiene un ser humano para construirse a sí mismo es la atención, dónde pone su atención. El ponerla solo y exclusivamente en aquello que queremos y no dejarla que esté saltando de un lado a otro como un caballo desbocado. La frase motivadora tiene la función de ayudarnos a movilizar nuestra atención y es una buena herramienta para ello.

P: Dentro de este proceso de transformación la ciencia también tiene algo que decir, especialmente la física cuántica. Nombras al físico John Archibald Wheeler, colaborador de Einstein, que impulsó desde sus investigación el principio de que el observador contribuía a crear la realidad, algo que  a Einstein no avalaba y le costaba entender el mundo subatómico…

R: (interrumpe)… Bueno…, supongo que recordarás que al final llegó a reconocerlo. Con el tiempo no negó las conclusiones de  Wheeler pero…, al principio le rompía todos sus esquemas. A Einstein le daba mucho la lata todo aquello del mundo subatómico y la física cuántica era algo que no terminaba de entender pero acabó aceptando muchas de sus argumentaciones.

P: … Sí, y dijo aquello de que Dios no jugaba a los dados con el universo  para pinchar a sus colegas cuánticos.

R.: Sí, sí, pero luego cambió de opinión en varias cosas.

P: Bien…, quería referirme a que la sociedad empieza a reconocer, desde los postulados teóricos dela física cuántica, que la consciencia es creadora, el observador influye en la creación y…, de alguna forma se aproxima a las milenarias tesis filosóficas y espirituales del taoísmo, el budismo, el cristianismo…

R: Sí, sí, sí. Estoy absolutamente  convencido  que es así. A mí me encantan todos estos temas de la física cuántica sin ser un físico, ni un profundo estudioso de los aspectos teóricos de esta rama de la ciencia, pero me gusta porque vienen a reforzar algunas ideas y conceptos que tengo sobre la vida y el universo. Si llevo estas ideas a un plano desde el sentido común, para mi tiene mucha más lógica y sentido que suceda algo en la que pones tu atención, constantemente y de una manera consciente, que si no pones tu atención en aquello que quieres. Tienes muchas más posibilidades de que algo suceda enfocando tu atención que si dejas que tu mente y tu corazón estén dando saltos aleatoriamente. Para mi tiene todo el sentido y la física cuántica refuerza esa idea que tengo pero…, el sentido común también me indica lo mismo. Nuestra consciencia, y así lo creo, es creadora y transformadora.

Monserrate con un ejemplar de su libro.

P: El premio Nobel Max Planck hizo temblar los cimientos de la ciencia cuando dijo aquello de que la materia no existe y que hay una fuerza que es inteligente y consciente que da sentido al mundo subatómico, ¿somos creadores de cuanto pensamos?

R: Creo que lo somos sin duda. Los que estamos muy metidos en el mundo del arte lo vemos día a día. En el momento en el que tú tienes una visión y esa visión, utilizando elementos materiales, acaba transformándose en una realidad palpable te das cuenta de que eso es así. En el momento en que tu atención se posa sobre esa idea y trabajas sobre ella se hace realidad y es un bonito símil para compararlo con otras cosas que son menos tangibles como…, una relación de pareja que quieres o el trabajo que deseas. Puedes trasladar esto a cualquier campo, a cualquier pasaje de la vida.

P: En la bibliografía que recomiendas al final del libro aparecen nombres como Dale Carnegie, Deepack Chopra, J.D. Rockefeller Jr., Abraham Maslow o Daniel Goleman, entre muchos otros y…, si bien para un desarrollo personal es importante focalizar objetivos y tomar consciencia de nuestras decisiones, ¿son compatibles los principios del método Carnegie o Rockefeller con la visión holísitca de Chopra o Marlow?

R: Te confieso que yo nunca me he planteado escribir esta herramienta y estos conceptos que propongo hasta que…, bueno, sucedió algo que me permitió encontrar algo que comunicar y así nació y lo creé. Los libros que recomiendo al final están reflejando la síntesis, el meollo, de lo que a mí me ha funcionado y he utilizado en mi vida. Pues desde el poema  ‘If’, de Kipling, pasando por Carnegie, del que hice un montón de cursos, hasta los más científicos y actuales todos aportan su granito de arena. Unos desde un apartado más espiritual y otros desde sus apartados más prácticos y pragmáticos han dejado su saber en mí y me han aportado saberes que han servido para que pueda expresarme. Creo que no son incompatibles para nada.

P: Fueron referencias importantes.

R: Sí, claro, y creo que siguen siendo buenos ejemplos para leer e investigar. Creo que todo suma cuando iniciamos un cambio o una transformación.

P: Pepe Monserrate, gracias por hablarnos de ‘Elévate’ y por aportar un modelo de cambio en positivo para las personas.

P: Gracias a vosotros. Ha sido un placer charlar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.