El Consejo Asesor del IVAM dimite ante el anuncio de cese de Garcia Cortés

291

El Consejo Asesor del IVAM presentó, a través de un escrito, su dimisión de forma unánime por las “decisiones políticas unilaterales” y “conocidas por la prensa” que “plantean el cese y sustitución del actual equipo directivo”, encabezado por José Miguel García Cortés.

Según consta en el escrito presentado a la Conselleria de Cultura y hecho público por el propio García Cortés, el Consejo Asesor recuerda que le corresponde pronunciarse “sobre cualquier cuestión artística que pueda derivarse de la actividad principal de la citada entidad” y que la decisión de sustituir al director “constituye no solo un incumplimiento del Código de Buenas Prácticas en la cultura valenciana, sino subsidiariamente también del Código de Buenas Prácticas de ámbito estatal y del Código deontológico del ICOM para los museos”.

Fachada del IVAM.

De igual, se expone que “dichas decisiones suponen, fundamentalmente, una vulneración de la independencia de la institución, que debe decidir su futuro y funcionamiento desde el Consejo Rector, tal y como establece la Ley 1/2018, de 9 de febrero, de la Generalitat, reguladora del ´Institut Valencià d ´Art Modern. Ante esta situación, el Consejo Asesor del IVAM entiende que no puede ser partícipe de este tipo de actuaciones, por lo que anuncia que todos sus miembros han decidido, por unanimidad, presentar su dimisión”.

Formaban parte de este Consejo Asesor Pedro Azara, profesor titular de Estética en el Departamento de Teoría e Historia de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Cataluña; María Dolores Jiménez-Blanco, directora del Departamento de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid; David Pérez, catedrático de Claves del Discurso Artístico Contemporáneo de la Universitat Politècnica de València y Álvaro M. Pons, profesor titular de la Universitat de València y Director de la Cátedra de Estudios del Cómic Fundación SM-Universitat de València.

Tras conocer esta dimisión en bloque, y también en un comunicado, el todavía director del IVAM ha “lamentado profundamente” estas dimisiones y afirmó que: “siempre he creído en que hay que sumar el máximo de esfuerzos para llevar adelante el programa de nuestro gran museo nacional, sin restar ni dejar a nadie atrás. Más, si cabe, en un momento de grave crisis e incertidumbre como el actual. Defender el Código de Buenas Prácticas (que la Consellería de Cultura ha firmado) significa: posibilitar el intercambio de opiniones con todas las personas implicadas; contar con los profesionales del mundo del arte; hacer partícipe al Comité Asesor y al Consejo Rector del IVAM de las decisiones a tomar; valorar exclusivamente las razones profesionales y no dejarse llevar por cuestiones políticas o personales. Cuando en vez de esto, se toman decisiones unilaterales se crean problemas en instituciones que no los tenían y que funcionan satisfactoriamente. Estoy convencido de que el IVAM se hubiera ahorrado todo este doloroso proceso si se hubiese evitado caer en actitudes impositivas y se hubiese contado con todos los sectores, ya que el proyecto del IVAM no es un proyecto particular”.

También agrega que: “En la tarea de reconstrucción del IVAM no sobra nadie y mucho menos, profesionales tan cualificados como los integrantes del Comité Asesor. A todos ellos deseo agradecerles públicamente su coherencia ética al no querer ser partícipes de comportamientos impositivos y mostrarles mi más sincero agradecimiento por todos sus desinteresados esfuerzos y desvelos por el IVAM”, según consta en el escrito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.