El Ayuntamiento de València estudia proteger las dunas para prevenir efectos de futuros temporales

259

El Ayuntamiento realizará un estudio para mejorar los mecanismos de prevención natural del litoral, tal como ha anunciado hoy el alcalde de València, Joan Ribó, que asimismo ha adelantado «que el mejor mecanismo lo conforman las dunas, tal como se ha comprobado durante el paso del temporal Glòria».

El alcalde también ha informado de la situación de L’Albufera «que esté desaguando con normalidad» según también han asegurado hoy el concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, y la concejala del Ciclo Integral del Agua, Elisa Valía, al hablar del temporal Glòria «que ha causado daños materiales en València pero, afortunadamente, no se ha cobrado ninguna víctima mortal».

En el operativo especial organizado para prevenir posibles incidentes han participado un millar de agentes, que han realizado 2.200 servicios. En este dispositivo también se han implicado 28 bomberos y 27 voluntarios de Protección Civil, que han protagonizado 352 servicios. Desde el inicio del temporal también han estado activados otros servicios como el del Ciclo Integral del Agua, Servicios Centrales Técnicos, Bienestar Social y  Cruz Roja. Pero no ha sido necesaria la convocatoria del Centro que coordina a los diferentes medios materiales y recursos materiales ante una emergencia de carácter municipal (CECOPAL).

Paralelamente a esta comparecencia, en la que los concejales Aarón Canó y Elisa Valía han realizado un balance de los daños registrados y de los servicios prestados con motivo del mencionado temporal, el alcalde Joan Ribó ha explicado, que «en las playas del Sur las dunas han desaparecido en parte pero han sido el gran mecanismo de prevención que habremos de plantearnos en las playas del Norte». «Además, las playas del sur se están estrechando pero las del Norte se están ampliando. Hemos de estudiar con calma las posibles soluciones preventivas con  especialistas en costas. Es necesario que lo hagamos, porque no puede ser que venga un temporal de viento y arrastre la arena encima del paseo o de los restaurantes, y la forma de evitarlo seguramente tiene que llegar son sistemas dunares de protección o algo similar».

Joan Ribó, que ha realizado esta reflexión ante las preguntas de los periodistas, en el acto institucional de Declaración del Regadío Histórico de l’Horta de València como Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM), también ha hablado de la situación de la Albufera, « que no llegó a preocupar». «El agua subió mucho pero fundamentalmente era agua dulce, y ahora está desaguando por altura, por presión natural, y no hay ningún problema», ha indicado al aclarar que

la preocupación por la Albufera «es a más largo plazo porque necesita una aportación suficiente de agua del Xúquer, y ese es un asunto que está pendiente en los planes hidrológicos y que  habremos de abordar con quien corresponda, evidentemente desde  la Confederación Hidrográfica».

«Las playas sí que han estado en peligro, un fenómeno que de alguna manera es nuevo porque  está asociado al cambio climático. Estamos analizando todo los impactos que ha habido, algunos de ellos muy serios tanto en las playas del Norte como en las de Sur. Ahora es el momento de pedir las ayudas correspondientes, reparar los daños   y devolver las playas a la normalidad cuanto antes, pero habrá que establecer los mecanismos de resiliencia frente a fenómenos como este en el futuro porque, por desgracia, hemos de pensar que pueden  volver a repetirse», ha concluido.

 

Más de 2.500 servicios de policía, bomberos y protección civil

Por su parte, el concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, que también ha aludido a la lucha contra el cambio climático como principal «medida preventiva para atajar este tipo de fenómenos meteorológicos, ha explicado que en esta ocasión en el operativo especial organizado para prevenir posibles incidentes han participado un millar de agentes, que han realizado 2.200 servicios. En este dispositivo también se han implicado 238 bomberos y 27 voluntarios de Protección Civil, que han protagonizado 352 servicios. Desde el inicio del temporal también han estado activados otros servicios como el del Ciclo Integral del Agua, Servicios Centrales Técnicos, Bienestar Social y  Cruz Roja. Pero no ha sido necesaria la convocatoria del Centro que coordina a los diferentes medios materiales y recursos materiales ante una emergencia de carácter municipal (CECOPAL).

La mayoría de las intervenciones realizadas por Policía Local, 1.151 han estado relacionadas con el viento, 242 con árboles y plantas y 107 por daños causados por las lluvias. Los y las agentes también han trabajado en 125 servicios por averías de semáforos.

Por lo que respecta a la labor desempeñada por los Bomberos, una tercera parte del total de los servicios ha sido motivada por la caída de árboles y 48 por el saneado de construcciones.

Entre las incidencias registradas se encuentran el desalojo de Casbah (el domingo 19), la inundación del Paseo Marítimo o la caída de cascotes encima de una niña de 6 años (el lunes 20), o  los problemas de acceso a los pueblos del norte (el martes 21).

El 90 por ciento de los elementos del Ciclo Integral del Agua de las playas se han visto afectados. Así tal como ha explicado la concejala Elisa Valía, en una primera aproximación «un 10% de estos elementos ha desaparecido y un 80% han quedado inutilizado».

El 40% de las pasarelas  han quedado inutilizadas y un 60% están para reparar, mientras que el 80% de las acometidas de las duchas han resultado dañadas. En total, Elisa Valía estima unos daños valorados en 230.000 euros.

Por otra parte, la concejala ha dado cuenta de los litros recogidos en los pluviómetros municipales, siendo el que más ha recogido el del Saler, con casi 200 litros por metro cuadrado. En el Perellonet se alcanzaron 106,90 l/m2, en Massarrochos138,60 l/m2, y en La Torre: 154,20 l/m2.

En cuanto al suministro de agua potable, Elisa Valía ha explicado que las plantas potabilizadoras de agua no han sufrido ninguna incidencia y que el Centro de Abastecimiento si que se quedó sin suministro eléctrico durante dos horas, «pero ello  no generó ningún problema porque este centro cuenta con un dispositivo de emergencias». «La afección más grande, por lo que respecta al suministro de agua potable, se ha sufrido en El Perellonet, donde el mar arranco una parte de tubería que dejó sin suministro a más de 32 bloques que, poco a poco y gracias al trabajo continuo, recuperan la normalidad».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.