El ADN canino permite identificar en Alboraya a un perro de Xàtiva los días que la ciudad setabense estaba confinada

1049

La información del ADN canino que premite identificar a los propietarios de perros ha permitido descubrir una historia curiosa que relaciona Alboraia con Xàtiva en tiempos de pandemia y en tiempos de confinamiento.

La historia arranca cuando la ciudad setabense estuvo confinada durante el mes de enero por la alta incidencia del coronavirus entre sus vecinos. A partir de una muestra de heces recogida por la policía local del municipio de l’Horta Nord durante el mes de enero se ha podido identificar a un perro que pertenecía a un vecino de Xàtiva.

La información ha trascendido tras cotejar la información genética del animal con la que tiene registrada Alboraia a partir del ADN canino. Un servicio que también utiliza Xàtiva, por lo que al cruzar los datos han determinado que la sanción impuesta a su propietario se habrá de gravar al vecino de la ciudad setabense.

Tras conocer la información, Manuel Dueñas, concejal de Transición Ecológica y Coordinación de servicios en la Vía Pública, explica que “esta anécdota no implica necesariamente una irregularidad por parte del vecino de Xàtiva, por estar confinada en las fechas de recogida de la muestra, pero sí constata la utilidad del servicio de identificación a partir de la información genética cruzada de las mascotas registradas”.

En este sentido, el edil subraya que esta identificación, “más que un interés sancionador tiene una utilidad preventiva, para evitar maltrato animal y casos de abandono, así como disuasoria, para conseguir que los vecinos y vecinas del municipio eviten dejar las heces de sus mascotas en la calle”.

Reducción del 80% de heces en la vía pública

El servicio de registro genético que brinda la empresa ADN Canino a los consistorios de estas dos ciudades complementa a la información del microchip y permite, como en este caso, cruzar datos de diferentes municipios, tanto para rastrear heces, sancionar a los infractores y localizar a presuntos maltratadores de animales.

Como Alboraia, un total de 24 ciudades de España ya han implementado el ADN Canino con vistas a erradicar las heces en sus calles, consiguiendo una reducción de hasta el 80% de cacas de perro en las vías. “La clave reside en que esta herramienta, basada en la biología molecular veterinaria, permite crear un censo canino e identificar mediante un sencillo análisis a las personas que no recogen los excrementos de sus mascotas”, según explica Enrique Perigüell, CEO de la empresa que ofrece el servicio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.