Acaip-UGT y CSIF alertan de un brote de coronavirus con 52 positivos en la cárcel de Picassent

678

Los sindicatos Acaip-UGT y CSIF han alertado de un brote de coronavirus con 52 positivos en la cárcel de Picassent y han exigido medidas urgentes para evitar más contagios, como la suspensión temporal de permisos, por el potencial peligro para internos y trabajadores, además del suministro de equipos de protección a los vigilantes y su vacunación como personal de riesgo.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) explica en un comunicado que el brote, que se detectó en la tarde de ayer y que a estas horas de la mañana ya se ha ampliado a 52 personas, se extiende entre los módulos 14 y 16, y también podría afectar a funcionarios de prisiones encargados de estos módulos.

Por su lado, Acaip-UGT ha señalado que "la sanidad pública no quiere saber nada del tema, puesto que los funcionarios públicos no forman parte de su ámbito de cobertura. Es indignante que los trabajadores públicos tengan que “buscarse la vida”, literalmente, para ver si están contagiados o no, porque nadie quiere hacerse responsable, teniendo que sufragar ellos mismos en muchos casos el coste de las pruebas diagnósticas.

Acaip-UGT ha anunciado que va a solicitar que, "hasta que se conozca el alcance real del brote, se suspendan todas las actividades del centro en las que participen internos de más de un departamento. También se va a solicitar la suspensión de los permisos de salida de los internos y los traslados de internos desde este centro a otros".

En la misma línea se ha pronunciado CSIF, que recuerda "la necesidad de realizar PCR con periodicidad a los trabajadores de centros penitenciarios", y lamenta que este brote se haya producido en un contexto en que Instituciones Penitenciarias no ha aplicado las medidas preventivas reclamadas por el sindicato. Además, pide, "tanto a las direcciones de las prisiones como a Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, la distribución generalizada de equipos de protección individual adecuados para los trabajadores".

"CSIF trasladó igualmente el pasado 4 de enero a Secretaría General de Instituciones Penitenciarias la elaboración urgente del plan de vacunación para funcionarios de prisiones, de manera que garantice la protección de los trabajadores frente al coronavirus, ya que se trata de un colectivo que sufre un elevado riesgo de transmisión y exposición, y tiene la catalogación de servicio esencial".

El sindicato recuerda también "la especial situación del centro penitenciario de Picassent por el alto número de reclusos ingresados y el riesgo de expansión de contagios".

Acaip-UGT relata en su nota que el primer caso de este brote "se detectó a comienzos de esta semana, cuando un interno que realiza tareas de limpieza en las dependencias de los funcionarios de ese módulo empezó a manifestar síntomas. Al realizarle la correspondiente prueba, dio positivo. El compañero de celda de este interno había regresado recientemente de un permiso de salida, sin embargo, después de estar 10 días en cuarentena, se le realizó una prueba con resultado negativo".

"Pese a ello, en un primer momento se pensó que sería la fuente de contagio. Sin embargo, vista la magnitud del brote, es necesario seguir rastreando el origen del mismo, aunque parece poco probable localizarlo. No es descartable que en las próximas horas se conozcan nuevos positivos, según se vayan conociendo resultados de nuevas pruebas realizadas a otros internos", según Acaip-UGT.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.