Aldaia reparte más de 2.400 de dulces mientras reivindica su riqueza cultural con el I encuentro gastro y musical ‘Para l’orelleta’

1102

El primer encuentro musical y gastronómico de Aldaia, Para l’orelleta, culminó el pasado domingo después de tres jornadas dedicadas al fomento de la cocina tradicional y la cultura musical aldaiera con un notable éxito de participantes. Diferentes colectivos locales han colaborado activamente en el desarrollo de los diferentes actos programados convirtiendo la iniciativa en un punto de encuentro que ha evidenciado la riqueza cultural del municipio.

Para el alcalde, Guillermo Luján, el éxito de esta iniciativa demuestra que Aldaia es un pueblo “que valora y estima su cultura y sus tradiciones, y que agradece la recuperación de lo que nos representa como pueblo”.

El Grupo de Danzas de la Ronda de Aldaia marcó el inicio del encuentro el martes por la tarde con un recorrido por las calles del pueblo. Más tarde, el alcalde Guillermo Luján, la regidora de Cultura, Empar Folgado y el presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, participaron en la presentación del libro Música tradicional de Aldaia. El volumen, obra de los investigadores Antonio Andrés y Carles Pitarch, recoge melodías y textos de los cantos que protagonizaban la vida cotidiana del municipio desde el siglo XIX hasta tiempos recientes. Esa misma noche, en la plaza de la Constitución, los asistentes pudieron degustar el típico pimentó en tonyina acompañado de los dulces autóctonos del municipio, la sopà y les orelletes.

La música volvió a ser la protagonista el jueves con la presentación del disco Ab licencia o sens ella. Els villancets en valencià de Pasqual Fuentes, del grupo Música Trobada. La obra ha sido editada con motivo del 250 aniversario de la muerte del compositor aldaiero y, al igual que el libro, también ha contado con el apoyo económico de la Diputación. Música Trobada deleitó a los presentes en el salón de plenos del Ayuntamiento con un espectacular concierto, con la soprano Saray García y Fernando Taberner al piano, y la jornada también finalizó con una cata de productos típicos locales.

El acto más emotivo tuvo lugar el domingo, cuando una numerosa representación de familias de 200 niños madrileños que vinieron a Aldaia durante la Guerra Civil, se concentró en el parque de las Oliveretes para inaugurar el monolito que los rinde tributo. La escultura Rostros en la memoria. Respeto, recuerdo y presencia, de Alexi Alemany, conmemora la llegada de estos pequeños que rehicieron su vida en Aldaia después de la guerra, y sirve como homenaje a las familias del municipio que los acogieron con los brazos abiertos.

El poeta Francesc Rodrigo, acompañado por la flautista África Rutea, recitó los versos que acompañan el monumento ante la presencia de algunos de los implicados y de sus descendentes. La interpretación de la soprano aldaiera Saray García y el guitarrista Rubén Parejo puso el punto final a un encuentro en el que de nuevo no faltaron la sopà, les orelletes y el pimentó en tonyina. En total, durante toda la semana se han repartido más de 2.400 raciones de estos dulces típicos de Aldaia, una cifra que se prevé superar el próximo año con una nueva edición de Para l’orelleta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.