Una pareja de Massamagrell es condenada por estafa al captar 223.600 euros con una falsa ONG

0
88

Un vecino de Massamagrell y su compañera sentimental fueron condenados a cuatro años de prisión por un delito de fraude continuado al hacerse pasar por miembros de una falsa ONG que buscaba inversores y con la que captaron 223.600 euros, que ahora tendrán que devolver a sus víctimas.
Según la sentencia, entre los meses de febrero y marzo de 2008, la mujer se hizo pasar por la presidenta de una ONG que permitía a los inversores obtener grandes beneficios, mientras que el hombre “gracias a sus conocimientos de alemán” se presentó como el representante de un banco suizo desde el que se realizaban las inversiones.

Con esta estructura consiguieron captar algo más de 220.000 € a través de cuatro personas, tres de ellas residentes en Menorca y la cuarta en Bilbao.

Los cuatro afectados se desplazaron en repetidas ocasiones a la Comunitat para reunirse con los dos acusados, bien en su vivienda de Masamagrell, bien en la oficina que tenían alquilada en el complejo “Sorolla Center” de ciudad de Valencia, un espacio lujoso que, según la sentencia, “deslumbró a las víctimas”.

Según sus testimonios, dos de las víctimas, un matrimonio menorquín, invirtieron 51.300 euros en el falso negocio, la misma cantidad que aportó la otra víctima de Menorca, mientas que la residente en Bilbao invirtió un total de 121.000 euros a través de dos ingresos, uno de 75.925 euros y otro de 45.075.

Los acusados deberán reembolsar a las víctimas el dinero invertido más los intereses legales, así como pagar una multa de diez meses con una cuota diaria de doce euros y las costas del proceso.

La sentencia asegura que las declaraciones de los acusados “no pueden ser más confusas” y aunque ambos admiten la recepción del dinero, en el relato de la mujer éste tiene hasta tres destinos diferentes que luego se prueban como falsos, ya que el dinero ha permanecido desde el momento de los ingresos en 2008 en la cuenta bancaria de la que el acusado era titular, tal y como se ha probado con los extractos bancarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here