Un preso apuñala a otro en Picassent tras una pelea en el gimnasio por el uso de unas pesas

0
64

Un preso en la cárcel de Picassent ha apuñalado a otro con el que tuvo una pelea en el gimnasio por el uso de unas pesas, según ha informado la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) en un comunicado.El incidente tuvo lugar alrededor de las 17.30 horas, cuando dos presos del módulo de preventivos iniciaron una discusión por unas pesas, que terminó con uno de ellos apuñalado.
Según algunos testigos, uno de los dos internos sacó un pincho de fabricación propia y apuñaló al otro con reiteración en el pecho, cuello y costado. Las heridas fueron de gravedad pero sin revestir riesgo para la vida del preso, que está recuperándose en la enfermería del centro.

CSI·F ha lamentado que lleva meses denunciando la falta de medidas de seguridad en el centro penitenciario de Picassent, “sin que los responsables adopten medidas”. Ante los últimos acontecimientos, los funcionarios han decidido concentrarse en el centro el próximo martes, en protesta contra la gestión del director.

El sindicato ha denunciado en numerosas ocasiones que la falta de personal funcionario para vigilar a los presos provoca que los internos tengan “mucho margen” para fabricar pinchos. Para ello utilizan hierros de los forjados. Además, el módulo de preventivos está diseñado para albergar a los nuevos presos, con la finalidad de reubicarlos en función de su condición. No obstante, la realidad es que muchos de ellos pasan meses en ese departamento con presos con diferentes grados de condena.

El sindicato ha detallado que los funcionarios no disponen de ningún mecanismo de defensa ante situaciones de riesgo en la cárcel. Así, hace escasas semanas una reclusa incendió su habitáculo, pero las alarmas instaladas para avisar de situaciones graves no funcionan desde hace años.

Los funcionarios están “indefensos” ante la “enorme” cantidad de presos por módulo y ante la falta tanto de medios. “Prueba de ello es que recientemente dos funcionarios se han pinchado con agujas de tatuar de los presos porque los guantes que tenían eran de muy mala calidad”, ha agregado.

CSI·F urge tanto a Instituciones Penitenciarias como al director de el centro penitenciario de Picassent a dotarlo de más personal para vigilancia de módulos y, así, evitar que se produzcan situaciones como la ocurrida recientemente o de mayor gravedad. Del mismo modo, insta a la dirección a que solucione las graves deficiencias en las medidas de seguridad que sufren los funcionarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here