Un jurado declara culpable de asesinato al acusado de matar a puñaladas a un taxista en Aldaia

0
77

Un jurado popular declaró hoy culpable de un delito de asesinato al hombre acusado de matar a puñaladas -recibió hasta 25- a un taxista en un polígono industrial de Aldaia. Asimismo considera también culpable a su hermano y a un amigo por encubrirle, según confirmó uno de los letrados de la causa.
El ministerio fiscal pedía para el principal acusado una pena de 25 años de cárcel por un delito de asesinato, y que pagase una indemnización de 150.000 euros para la mujer de la víctima. Para los otros dos acusados, un hermano y un amigo, el fiscal requería una pena de dos años de prisión, y que paguen una multa de 12 meses con una cuota diaria de 10 euros, por un delito de omisión del deber de impedir la comisión de un delito contra la vida, y otro de omisión del deber de socorro.

Los hechos tuvieron lugar en la noche del 15 al 16 de noviembre de 2007, cuando los acusados subieron en un taxi tras festejar en un bar de Catarroja que uno de ellos, el presunto autor material, acababa de salir de prisión. Los tres se dirigían a otro local en otra localidad seguir la fiesta, según el relato provisional de hechos del ministerio fiscal.

El taxi, conducido por la víctima, lo cogieron a las 4.20 horas en la plaza de la Región de Catarroja y, durante el trayecto, el principal acusado fue dando instrucciones al taxista de la ruta que debía seguir, hasta llegar a la calle Riu Xúquer, en el polígono industrial La Fillola, de la localidad de Aldaia, donde se detuvieron.

En ese momento, el principal acusado metió la mano en uno de los bolsillos, como si fuera a sacar el dinero para pagar el importe de la carrera del taxi mientras que, sin embargo, y sin que antes se hubiera registrado ningún tipo de altercado o discusión con el taxista, sacó un cuchillo con una hoja de 18 centímetros de longitud y le asestó varias cuchilladas en la cara y en el tórax, así como varios golpes en la cara con los puños. Como consecuencia de la violencia empleada, la hoja del cuchillo se partió.

El taxista quedó entonces aturdido por los golpes, lo que fue aprovechado por el acusado para descender del automóvil, abrir la puerta del conductor y continuar con los puñetazos y las patadas, apoyándose en la puerta y en el marco de la puerta para tomar impulso.

Seguidamente, sacó al taxista del vehículo y, una vez en el suelo, y en estado inconsciente, sacó otro cuchillo que llevaba, con una hoja de 17, 8 centímetros de longitud, y siguió acuchillándole hasta que, finalmente, también se rompió la hoja. En total, el acusado le propinó hasta 25 cuchilladas, principalmente en la zona de la cara y del tórax, que le causaron la muerte.

Los otros dos acusados, el hermano y el amigo, que ignoraban que el primero tuviera intención de atacar al taxista, salieron precipitadamente del taxi y se mantuvieron alejados, sin intervenir ni intentar cesara en su acción. Así, a pesar de que llevaban teléfono móvil, ninguno de los dos efectuó llamada alguna a la policía o a los servicios de emergencia. Cuando el principal acusado dejó de propinar golpes, los tres abandonaron andando el lugar de los hechos, sin interesarse por el estado del taxista, que en ese momento estaba casado y tenía una hija de 19 años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here