Tres de los acusados por el incendio de la residencia aceptan 18 meses de cárcel y, el cuarto, una multa de 540 euros

0
26

Tres de los acusados en el juicio por el incendio de una residencia de Massamagrell en 2006 en el que fallecieron cinco internos han aceptado la pena de año y medio de prisión por cinco delitos de homicidio imprudente mientras que, el cuarto acusado pagará una multa de 540 euros como responsable de cinco faltas de imprudencia.
Ha sido la sentencia por conformidad acordada por las acusaciones y la defensa dictada en el juicio que se ha celebrado en el juzgado de lo penal número 12 de Valencia, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.

El juzgado ha aceptado los atenuantes por dilaciones indebidas y reparación del daño porque los acusados ya habían pagado las indemnizaciones que se les impusieron en su momento.

Los tres acusados con pena de cárcel son el director de la residencia, el médico y el hijo del dueño mientras que el propietario pagará una multa diaria de 9 euros durante dos meses. La enfermera, que no había sido acusada por la Fiscalía, ha resultado finalmente absuelta.

Los hechos sucedieron el 28 de marzo de 2006, cuando una mujer de 50 años y cuatro hombres, de 80, 65, 50 y 30 años, todos ellos con problemas de movilidad causados por disfunciones cerebrales, murieron en el incendio declarado en la residencia San Lorenzo de Brindis, ubicada en el término municipal de Massamagrell.

Según el relato del Ministerio Público, los acusados acordaron que, cuando los internos estuvieran solos en la enfermería, ésta “debía cerrarse con llave”, lo que provocó que el día del incendio las cinco víctimas, encerradas, no pudieran salir del departamento y murieran atrapadas.

Ese día, uno de los internos encerrados tuvo una “actitud violenta” y fue sedado por el médico y atado a la cama con correas ajustadas a las muñecas y a los tobillos.

Sobre las 19.20 horas, logró desplazar la cama y coger el cable del compresor de aire conectado al colchón, y, debido a una “anomalía eléctrica”, se produjo un sobrecalentamiento del mismo que quemó las sábanas y originó el fuego, que provocó la muerte de cinco personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here